La pobreza en Costa Rica alcanzó al 20,6 % de los hogares en 2012, lo que representa una caída de un punto porcentual en comparación con el 21,6 % registrado en 2011, informó hoy el estatal Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

El dato se desprende de la Encuesta Nacional de Hogares, presentada hoy, la cual realiza el INEC en julio de cada año a 13.355 viviendas y que abarca otros indicadores sobre empleo, educación, seguridad social, entre otros.

La coordinadora de la encuesta, Pilar Ramos, declaró en una conferencia de prensa que la reducción de la pobreza "no es estadísticamente significativa", pues se ubica dentro del margen de error de un punto que tiene la encuesta para ese indicador.

Ramos señaló que el 20,6 % de hogares pobres equivale a 1,1 millones de personas (23,6 % de la población), mientras la pobreza extrema alcanzó al 6,3 % de las familias pobres, cifra similar a la del año pasado cuando fue de 6,4 %.

En Costa Rica se considera a un hogar pobre cuando su ingreso promedio mensual por persona es menor a 96.685 colones (unos 190 dólares) en zona urbana, y menor a 74.601 colones (unos 147 dólares) en zona rural, es decir cubre el costo de la canasta básica, pero no la totalidad de otras necesidades.

Mientras, la línea de pobreza extrema, es decir cuando los ingresos no cubren el costo de la canasta básica, se ubica en unos 87 dólares mensuales por integrante del hogar en zona urbana y 74 dólares en zona rural.

El ministro costarricense de Planificación, Roberto Gallardo, comentó a los periodistas que lo positivo de la encuesta es que por primera vez desde 2008 se aprecia una tendencia hacia la baja en la pobreza, gracias, a su juicio, al crecimiento económico del país.

"Lo importante es esa reversión de la tendencia (de la pobreza) debido a un entorno económico dinámico que está generando empleos y mejorando los ingresos de las personas", expresó el ministro Gallardo.

Según la encuesta, los subsidios estatales y las becas educativas representaron el 12 % de los ingresos totales de los hogares en condición de pobreza, mientras el ingreso promedio por hogar en general creció un 6,9 %, número superior a la inflación que en 2011 fue de 4,6 %.

Acerca de la desigualdad, la encuesta reveló que el 20 % de la población con mayores ingresos acapara el 50,9 % de los ingresos totales en el país, mientras el 20 % de hogares con menores ingresos apenas el 4,2%.

Otros datos que arroja la encuesta es que el desempleo en julio se ubicó en el 7,8 %, el 90,8 % de las viviendas cuenta con acceso a todos los servicios básicos de saneamiento y el 85 % de las personas se encuentran aseguradas ante la Caja Costarricense del Seguro Social.

La encuesta se aplicó en julio en 13.355 viviendas de todo el país, con un margen de error del 5 % para la mayoría de los indicadores y un nivel de confianza del 95 %.