Un tribunal ruso desestimó una demanda que pedía una indemnización de millones de dólares y que acusaba a Madonna de traumatizar a los menores de edad por haber hablado a favor de los derechos de los homosexuales durante un concierto en San Petersburgo.

En febrero, la ciudad declaró ilegal la promoción de la homosexualidad entre menores de edad. Seis meses más tarde, la cantante criticó esa ley a través de Facebook. Posteriormente, durante su concierto en San Petersburgo — al que acudieron seguidores tan jóvenes como 12 años_, defendió los derechos de los gays.

El jueves, un tribunal de San Petersburgo rechazó la demanda — que exigía que la artista pagara 333 millones de rublos (10,7 millones de dólares) por daños y perjuicios — por exponer presuntamente a los menores a "propaganda homosexual".

Madonna no asistió al juicio. Su publicista Liz Rosenberg dijo el jueves que la estrella no quiso dar opiniones al respecto.