La policía brasileña arrestó hoy a ocho integrantes de una hinchada organizada del Flamengo, el club de fútbol más popular de Brasil, acusados de asesinar a un aficionado del Vasco da Gama, entre otros delitos, según fuentes oficiales.

Las detenciones fueron realizadas por la Policía Civil del estado de Río de Janeiro en desarrollo de una operación bautizada como "Fair Play" y destinada a desmontar un grupo criminal que utilizaba la hinchada organizada como fachada.

Cerca de 108 policías participaron en la operación para cumplir diez órdenes de prisión -dos de los acusados continúan prófugos- y realizar quince órdenes de allanamiento en diferentes residencias y locales, entre éstos la sede de la "Torcida (Hinchada) Joven del Flamengo", en donde los agentes se incautaron de computadores, documentos y un cofre.

Según la policía, a uno de los detenidos se le incautó un arma al parecer usada en el asesinato el 19 de agosto pasado de un hincha del Vasco da Gama, el histórico rival de patio del Flamengo en Río de Janeiro.

El grupo también es acusado de fraude, falsificación de dinero y otros delitos.

Entre los investigados figura Carlos Renato Silva Santos, presidente de la Torcida Joven del Flamengo.

La organización criminal fue descubierta gracias al testimonio de otro miembro de la hinchada organizada, según el cual los aficionados violentos infiltrados en la barra brava contaban hasta con escolta armada.

"Toda la estructura utilizada para la práctica de crímenes, incluyendo homicidio y lesión corporal, fue confirmada con lo que decomisamos este jueves", afirmó el comisario Vivaldo Barbosa, jefe de la División de Homicidios de la Policía Civil de Río de Janeiro y responsable por la operación.

La operación fue realizada con base en informaciones del Núcleo de Apoyo a los Grandes Eventos, un grupo creado por la Policía Civil para combatir a los hinchas violentos y garantizar la seguridad durante el Mundial que Brasil organizará en 2014, así como en la Copa de las Confederaciones del próximo año.