El Gobierno del estado de Sao Paulo anunció hoy la renuncia del secretario de Seguridad Pública, Antonio Ferreira Pinto, quien deja el cargo en medio de una ola de violencia que le ha costado la vida a unas 300 personas desde octubre.

El nuevo secretario de seguridad será el exprocurador general del estado Fernando Grella Vieira, que asumirá mañana y pondrá "todo el empeño" en garantizar la seguridad en Sao Paulo, así como en "proteger a la población y combatir el crimen organizado", según un comunicado del gobernador Geraldo Alckmin.

El gobernador dio las gracias a Ferreira Pinto, que presentó su renuncia este martes, porque hizo "un buen trabajo con gran competencia y responsabilidad".

La sustitución de Ferreira Pinto tiene lugar en un contexto de aumento de las críticas hacia la administración pública por la gestión de la crisis de seguridad.

Alckmin reconoció "las dificultades" por las que atraviesa el estado de Sao Paulo, donde la violencia se ha recrudecido de forma notable y desde inicios de octubre unas 300 personas han perdido la vida, según datos oficiosos ya que las autoridades sólo divulgan cifras consolidadas de muertes en balances mensuales.

Además, en lo que va de año más de 90 policías, muchos de ellos fuera de servicio, han sido asesinados.

Las autoridades sospechan que detrás de la ola de violencia está el Primer Comando de la Capital (PCC), una organización delictiva dedicada al tráfico de drogas y armas nacida en 1997 en el interior de las cárceles del estado de Sao Paulo y con ramificaciones en todo el país.