El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, viaja hoy a Bruselas para participar en la cumbre extraordinaria de la UE en la que sus líderes van a buscar un acuerdo sobre el presupuesto para el periodo 2014-2020 tras la propuesta del presidente del Consejo, Herman Van Rompuy, que España ve "inaceptable".

Así la calificó días atrás el propio Rajoy, quien se opone frontalmente a una reducción tan radical como la prevista en esa propuesta para los fondos destinados a la política agrícola y a las regiones y defiende las cuentas planteadas inicialmente por la Comisión Europea.

Pese a ello, no viaja con la amenaza de vetar el presupuesto y, según aseguró ayer el secretario de Estado para la UE, Íñigo Méndez de Vigo, se va a negociar con un espíritu constructivo, conscientes de que se reducirá el gasto fijado por la Comisión pero intentando que sea lo menos posible y buscando un reparto equitativo en sus partidas.

El Gobierno reconoce que es difícil el acuerdo debido a las posiciones existentes, pero cree que hay tiempo para lograrlo.

Con la propuesta planteada por Van Rompuy, España, que por vez primera desde su adhesión a la UE va a convertirse en este periodo en contribuyente neto, perdería unos 20.000 millones de euros.

Ese plan supone una reducción de unos 80.000 millones de euros sobre el que presentó inicialmente la Comisión Europea, de los que 55.000 afectan a partidas tan sensibles para España como la agricultura, la cohesión y las regiones.

Respecto a la financiación que reciben las regiones mediante los fondos de cohesión en función del PIB de cada una de ellas, prácticamente todas las comunidades se verían afectadas.

En concreto, las enmarcadas en el capítulo "en transición" (aquellas cuyo nivel de renta se sitúa entre el 75 y el 90 por ciento de la media comunitaria) percibirían una cuarta parte menos de lo que había planteado la Comisión Europea.

En ese caso estarían Andalucía, Galicia, Castilla-La Mancha y Murcia. También Canarias sufriría recortes que el Gobierno regional calcula en unos 300 millones de euros.

Por su parte, las partidas destinadas a las regiones "prioritarias" (cuyo PIB es inferior al 75 por ciento de la media comunitaria), como Extremadura, se reducirán de los 162.000 millones propuestos por la Comisión a los 156.000 millones que plantea el presidente del Consejo.

Aunque no forma parte de la agenda de la cumbre de hoy, es previsible que los jefes de Estado y de Gobierno aborden en sus conversaciones el fracaso de la negociación de la pasada madrugada en torno a la financiación de Grecia.

Sí se tratará el nombramiento del luxemburgués Yves Mersch como miembro del comité ejecutivo en el Banco Central Europeo.

Un proceso bloqueado por España tras no aceptarse su propuesta de que fuera el español Antonio Sáinz de Vicuña quien sustituyera a José Manuel González Páramo, y en protesta por el procedimiento elegido para la designación.