El Gobierno de Haití envió unidades especiales de la Policía Nacional a Jacmel (sur del país), afectada por un aumento de la inseguridad desde hace varias semanas, "para restablecer la calma y garantizar la seguridad de vidas y bienes", informó hoy en una nota la oficina del primer ministro.

La localidad ha sido escenario durante las últimas semanas de varios asesinatos, secuestros y violaciones que culminaron el pasado fin de semana, cuando unos delincuentes asesinaron al ingeniero Patrice Etienne para secuestrar a su sobrino, de tres años, según medios locales.

Este suceso, ocurrido la noche del pasado sábado, ha desencadenado durante los últimos días manifestaciones espontáneas de ciudadanos que protestan por el aumento de los sucesos violentos en la zona.

La decisión de enviar agentes especiales a Jacmel forma parte de un conjunto de medidas adoptadas para "reforzar la seguridad en toda la superficie del territorio nacional", indica el comunicado.

El primer ministro, Laurent Lamothe, presidió ayer una reunión especial del Consejo Superior de la Policía Nacional (CSPN) en la que se analizaron las medidas que deben adoptarse para mejorar el clima de seguridad en Haití.

En el encuentro, "de alto nivel", según la oficina del Primer Ministro, participaron "excepcionalmente" todos los responsables de comisarías y subcomisarías de la zona metropolitana de Puerto Príncipe.

La nota subraya "la firme determinación del primer ministro de combatir la inseguridad e invita a la población a dar muestras de serenidad y a colaborar con las autoridades establecidas".