El artista pop británico Peter Blake inauguró hoy en Londres "Piedra, Papel, Tijeras", una retrospectiva basada en juegos infantiles en la que invita a reflexionar sobre la infancia y el paso a la madurez en el siglo XXI.

Es la mayor retrospectiva en suelo británico desde 2007 de Blake, de 80 años y autor del collage de "Sgt Pepper's Lonely Hearts Club" (1967) de The Beatles, una de las portadas de discos más famosas de la historia.

En la muestra pueden verse por primera vez 50 obras realizadas durante las últimas seis décadas por el artista, entre ellas esculturas, pinturas sobre papel y collages.

Los juegos infantiles y las figuras de cuentos cobran un protagonismo destacado en la muestra por el especial interés del artista en esa etapa de la vida que, según reconoció, acabó demasiado pronto para él como consecuencia de la II Guerra Mundial (1939-45).

"Tenía siete años cuando me tuvieron que evacuar de Londres. Me separé de todo lo que conocía, y aquello acabó con mi infancia, de pronto dejé de ser un niño", explicó a Efe Blake.

Sus obras en "Piedra, Papel, Tijeras" recopilan muchos muñecos de cuentos infantiles que se mezclan en escenarios reales que el artista reconstruye, como el Chinatown neoyorkino, donde el Capitán América y Blancanieves y sus enanitos caminan hacia el metro.

La angelical princesa de Disney es una figurante habitual en los trabajos de esta muestra, algo que Blake justifica por su fascinación hacia ella y la experiencia vital que sufre el personaje en el cuento de Blancanieves.

"Su paso de niña a mujer, cómo pierde la inocencia de golpe, es algo único dentro de las historias infantiles. Es un ejemplo perfecto de la transición de las mujeres, sin duda más interesante para mí que las de los hombres. Hay más factores en el viaje de ellas", aseguró el artista.

Para Blake, la madurez en los tiempos actuales es muy distinta de la que se producía hace cincuenta años, algo que considera "digno de estudio".

La obra de mayor tamaño es la pintura "Drake, campo de batalla en Irlanda y Essex", un mural que refleja una escena fantástica donde niños y personajes de cuentos juegan en un enorme prado.

La obra, que comenzó en 1963, permanecerá por expreso deseo del autor en construcción de forma indefinida.

"Tengo la intención de no acabarla nunca. No sé por qué razón es tan importante para todo el mundo que las cosas se terminen. No todo tiene por qué tener un final", remarcó Blake.

"Piedra Papel y Tijeras" podrá verse hasta en 15 de diciembre en la galería Waddington Custot, en pleno centro de la capital británica.