El renombrado arquitecto brasileño Oscar Niemeyer, de 104 anos, sigue internado en un hospital de Río de Janeiro sometiéndose a un tratamiento de hemodiálisis por el agravamiento de sus funciones renales, informaron hoy sus médicos.

El estado clínico de Niemeyer no presentó cambios con respecto a la víspera, según el último boletín médico, en el que se refleja que su salud requiere "cuidados".

Además de hemodiálisis, los médicos también le aplican una "fisioterapia respiratoria", según un comunicado difundido por el hospital Samaritano, donde está internado desde el pasado día 2 de noviembre.

Al agravarse su estado de salud, Niemeyer sufrió el pasado viernes una hemorragia digestiva, que los médicos aseguran que mantienen "controlada".

En el boletín difundido hoy, los médicos reiteraron que no están en condiciones de prever cuándo el paciente podrá regresar a su casa, lo que la familia desearía que sea antes del próximo 15 de diciembre, cuando el arquitecto celebrará sus 105 años.

Discípulo del suizo Charles Edouard Jeanneret-Gris, conocido como Le Corbusier, Niemeyer cobró fama mundial a mediados del siglo XX, cuando proyectó los palacios oficiales de Brasilia, capital que diseñó de la nada con el urbanista Lucio Costa y que fue inaugurada en abril de 1960.