El presidente de Uruguay, José Mujica, tiene previsto desplazarse la próxima semana a Perú para asistir a una cumbre de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), una vez superados los problemas físicos que le impidieron viajar a España la semana pasada, informó hoy a Efe una fuente oficial.

Según la fuente, "los impedimentos de salud ya no son más efectivos" y el gobernante uruguayo podrá participar en la sexta reunión ordinaria del Consejo de jefes y jefas de Estado y de Gobierno de Unasur, que se celebrará el día 30 en Lima.

El gobernante, un exguerrillero de 77 años que arrastra dolencias crónicas, en parte debidas a los años que pasó en la cárcel como rehén de la dictadura (1973-1985), suspendió sus actividades el jueves pasado debido al riesgo de sufrir una "trombosis grave" por la obstrucción de una vena en su pierna derecha.

El jefe de Estado canceló en el último momento el viaje que iba a realizar ese mismo día a Madrid, desde donde iba a trasladarse a Cádiz para participar en la XXII Cumbre Iberoamericana y realizar después una visita oficial al país con viajes a Galicia, País Vasco y Aragón.

Mujica tenía previsto regresar a su país vía Venezuela para visitar este jueves a su homólogo Hugo Chávez, con el que deseaba hablar sobre la integración regional y con el que podría conversar ahora en Lima.

"El viaje a Perú es una oportunidad" para ello, al igual que la Cumbre del Mercosur que se celebrará en Brasilia en diciembre próximo, señaló la fuente oficial consultada por Efe.

Tras permanecer cuatro días en su casa, una chacra (granja) ubicada en la periferia de Montevideo que ha convertido en residencia presidencial, Mujica comenzó a retomar paulatinamente sus labores el lunes, el mismo día en que fue sometido a un nuevo examen médico de resultados favorables.

Sin embargo, según la fuente hasta el martes no acudió a su despacho de la Torre Ejecutiva, la sede gubernamental en el centro de Montevideo, y todavía no ha asistido a ningún acto público.