Miles de universitarios se manifestaron hoy en Londres contra la fuerte subida en las tasas de matrícula, que se han triplicado en dos años hasta alcanzar las 9.000 libras anuales (11.200 euros).

Bajo el lema "Educación. Empleo. Fortaleza", la marcha, que recorrió bajo lluvia y viento la orilla del Támesis hasta llegar al Parlamento de Westminster, se desarrolló durante varias horas vigilada por un amplio dispositivo policial.

La cifra de manifestantes bajó con respecto a la última gran protesta de estudiantes hace dos años, cuando 50.000 personas salieron a la calle y se produjeron serios incidentes, según la cadena británica BBC.

La Unión Nacional de Estudiantes, organizadora de la marcha, denunció hoy la actitud del Gobierno de David Cameron y aseguró que no han perdonado a los diputados que decidieran subir las tasas en diciembre de 2010, a propuesta de los "tories".

El Gobierno de coalición entre conservadores y liberaldemócratas acaparó gran parte de los gritos y pancartas reivindicativas de la marcha, que criticaron la falta de coherencia del viceprimer ministro, Nick Clegg, quien en la campaña electoral había prometido que votaría en contra de la subida de los costes universitarios.

"Decir lo siento no es suficiente", rezaba una de las pancartas en referencia al supuesto arrepentimiento del líder liberaldemócrata mientras otra afirmaba "mis bolsillos no son más grandes por dentro, señor Cameron".

Los convocantes se quejan de que, además de coartar el acceso a los estudiantes de menos recursos, la subida de tasas va acompañada de una restricción de la financiación pública a la educación superior que deja a muchos alumnos fuera.

Según datos de junio del Ministerio británico de Educación, uno de cada seis jóvenes entre 16 y 24 años en Inglaterra no estudia ni trabaja, algo que según los convocantes aumentará como consecuencia de las medidas del Gobierno.

Las tasas universitarias en Inglaterra alcanzaron para el curso académico 2012/2013 un precio de hasta 9.000 libras (11.200 euros), el triple que el curso anterior, cuando las universidades cobraban un máximo de 3.375 libras anuales (4.200 euros).

El coste académico podría encarecerse más, según la Oficina de Acceso Igualitario, de cara al próximo curso, cuando una matrícula ordinaria podría llegar a costar 100 libras más (124 euros).