La designada presidencial (vicepresidenta) de Honduras, María Antonieta Guillén, dijo hoy que este año ya no se firmará un nuevo acuerdo económico con el Fondo Monetario Internacional (FMI), sino posiblemente en 2013.

En declaraciones a periodistas, Guillén subrayó que la llegada al país de una misión del organismo financiero, prevista para el próximo día 27, "no será un espacio de negociación de un nuevo acuerdo", sino que eso no se daría "hasta el próximo año".

El último acuerdo entre Honduras y el FMI, por 18 meses, venció en marzo pasado, y se esperaba que a más tardar en junio se firmara otro similar, pero el presidente del país centroamericano, Porfirio Lobo, alegó entonces que el organismo financiero exigía un "deslizamiento acelerado" (devaluación) de la moneda.

No obstante, Guillén reconoció que, haya o no acuerdo con el FMI, Honduras tiene que ordenar sus finanzas, las que pasan por un mal momento, al extremo que el Gobierno ha tenido problemas para pagar puntualmente salarios a los empleados del sector público.

Agregó que pese a la situación del país, el Gobierno que preside Lobo, que concluirá el 27 de enero de 2014, no aplicará nuevos impuestos.

El 7 de septiembre pasado una misión del FMI, tras una visita de una semana a Tegucigalpa, recomendó que Honduras mantenga la disciplina fiscal y mejore la recaudación de impuestos.

"La misión enfatizó la importancia de mantener la disciplina fiscal y continuar el proceso de consolidación fiscal mediante el control del gasto y la mejora de la recaudación impositiva", indicó entonces el equipo de trabajo del organismo internacional en un comunicado.

Además, recomendó "enfocar las políticas macroeconómicas hacia la moderación del crecimiento de la demanda interna y la protección de la posición externa, notando que estos esfuerzos deben ser complementados con el uso de instrumentos de política macroprudencial".