La Justicia argentina ha archivado una denuncia contra Diego Maradona y Carlos Bilardo por la presunta entrega de boletos a miembros de las 'barras bravas' (hinchas violentos) para un partido de las eliminatorias del Mundial de Sudáfrica 2010.

La causa judicial fue abierta por la denuncia de la ONG 'Salvemos al Fútbol' para que se investigara a Maradona, en ese entonces seleccionador argentino, y Bilardo, secretario técnico de selecciones, por haber retirado unos 400 boletos de la Asociación del Fútbol loca (AFA).

Según la denuncia, archivada hoy por el juez federal Sebastián Ramos, las entradas fueron supuestamente entregadas a jefes de las 'barras bravas' de Boca Juniors y Estudiantes de La Plata, para que entraran al estadio en el que se enfrentaron Argentina y Venezuela en las eliminatorias del último Mundial.

'Salvemos al Fútbol' denunció que la Subsecretaría de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos (SUBSEF) "habría omitido el ejercicio del derecho de admisión", lo que facilitó que entraran al estadio del River Plate, escenario de ese encuentro, miembros de las 'barras bravas' condenados, incluso por homicidio".

Un juez de primera instancia había desestimado la denuncia al entender que "mal puede haber incumplido u omitido la SUBSEF la aplicación del derecho de entrada al estadio cuando nunca fue solicitada su colaboración por la AFA".

Sobre los hinchas violentos, indicó que "de haber sucedido como lo narra la denunciante, no se advierte conducta alguna que merezca reproche desde el ámbito penal".

Para los jueces, si hubo distribución de boletos a las barras bravas "no se estaría contribuyendo a la formación de estos grupos, sino recompensando con entradas gratuitas a personas que ya pertenecían a los mismos con anterioridad a los hechos".