La Estatua de la Libertad y la cercana Isla de Ellis, que sufrieron serios daños durante el huracán "Sandy" el pasado 29 de octubre, no reabrirán antes del año próximo, según anunció hoy el Servicio Nacional de Parques de EE.UU., que gestiona ambos puntos turísticos.

Aunque todavía no se ha podido fijar una fecha de reapertura, "los informes iniciales han determinado que no ocurrirá durante 2012", señaló el Servicio en su página de internet.

Las dos islas, situadas entre Nueva York y Nueva Jersey, sufrieron cuantiosos daños en los edificios y en las instalaciones técnicas, tanto por el viento como por el agua que inundó parte de ellas.

En el caso de la Estatua de la Libertad, la corona del monumento había sido reabierto a las visitas justo un día antes de la llegada de "Sandy", tras más de un año de obras de restauración y mejora.

En la ceremonia de reapertura del 28 de octubre participó el secretario de Interior de EE.UU., Ken Salazar.

Entre otros daños, el huracán se llevó centenares de ladrillos del suelo de la zona que rodea al pedestal de la estatua, que normalmente recibe unos 3,5 millones de visitantes anuales.