Los delitos de lesa humanidad y los crímenes de guerra no pueden ser amnistiados y Guatemala debe cumplir su compromiso internacional de investigar, enjuiciar y sancionar a los responsables de esos casos, afirmó hoy el procurador de Derechos Humanos del país, Jorge de León.

En una entrevista con Efe, de León recordó que Guatemala ha ratificado instrumentos internacionales, entre ellos el Estatuto de Roma, que "prohíben expresamente" la amnistía e indulto en casos de genocidio, desapariciones forzadas, crímenes de guerra y de lesa humanidad.

En Guatemala, los generales retirados José Efraín Ríos Montt, Héctor Mario López Fuentes y José Rodríguez son procesados por la matanza de unos 1.700 indígenas ixiles en la década de 1980 y han reclamado el amparo de la amnistía aprobada en 1996, tras el fin de conflicto armado que desangró el país durante 36 años.

Los familiares y víctimas de genocidio durante la guerra interna, que dejó unas 250.000 personas muertas o desaparecidas, han calificado la petición de los exgenerales como una estrategia judicial "dilatoria".

De León, que cumplió este miércoles tres meses en el cargo de procurador de Derechos Humanos, señaló que la amnistía incluida en la Ley de Reconciliación Nacional aprobada en 1996 no se puede aplicar a los tres militares retirados.

"Si vemos la normativa nacional e internacional, y la jurisprudencia, el genocidio, delitos de lesa humanidad y crímenes de guerra, tajantemente no caben en la amnistía", argumentó el magistrado, de 41 años, abogado e hijo del fallecido expresidente de Guatemala Ramiro de León (1993-1996).

En opinión del procurador, las Convenciones para Prevenir y Sancionar el Delito de Genocidio, la Convención contra la Tortura, los Convenios de Ginebra y el Estatuto de Roma, ratificados por Guatemala y que velan por la protección universal de los derechos humanos, deben ser cumplidos por el país centroamericano.

"Si se aplican esas amnistías" solicitadas por los exgenerales "las obligaciones de carácter internacional quedarían a la deriva. Por eso, reitero que la aplicación de amnistía es contraria a la Convención Americana de Derechos Humanos", enfatizó.

Los fallos de la Corte Interamericana de Derechos Humanos también han sentado jurisprudencia al establecer que favorecer u otorgar indultos en casos de delitos de lesa humanidad contraviene el sistema y el Estado de Guatemala está obligado a investigar, acusar, enjuiciar y sancionar a los responsables y dar resarcimiento a las víctimas, dijo.

De León señaló que el mundo entero ha visto con buenos ojos la decisión de que Guatemala haya aceptado, en enero pasado, la competencia de la Corte Penal Internacional (CPI) al ratificar el Estatuto de Roma.

Entonces, otorgar una amnistía a los militares procesados por genocidio "sería contradictorio" subrayó de León.

El procurador comentó que los militares han invocado la amnistía porque "seguramente" es parte de la serie de mecanismos a los que tienen derecho como "una estrategia de defensa".

Sin embargo, aseguró que en su país cualquier delito, incluido el genocidio, se puede juzgar con responsabilidad y opinó que ello conllevará a la anhelada reconciliación tras el rompimiento del tejido social durante la guerra interna.

"Debemos entender que la justicia es importante y que en la medida en que vayamos descubriendo la verdad podrá haber reconciliación", destacó.

"Nuestra sociedad y el mundo en general está hambrienta de justicia. También necesitamos de perdón y mucha reconciliación, pero debido a que no ha habido justicia estamos muy enfrentados, los ánimos están muy caldeados, hay muchos focos de convulsión y eso es muy preocupante", señaló de León.