El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, aseguró que está de acuerdo con algunas de las críticas de cuatro senadores estadounidenses sobre el funcionamiento de ese organismo, pero recalcó que ellos no fijan la política de la entidad.

"Una nota de unos senadores, por importante que sea, no es lo que fija la política de la OEA", señaló su máximo representante en una entrevista que publica hoy el diario chileno El Mercurio.

Las declaraciones del secretario general se dan luego de que los senadores republicanos Marco Rubio y Richard Lugar y los demócratas Robert Menéndez y John Kerry, miembros del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara alta estadounidense, criticaron en una carta el liderazgo de Insulza y su gestión financiera en la OEA.

La misiva, fechada el 14 de noviembre, está dirigida al Consejo Permanente de la OEA y su existencia fue dada a conocer por otro diario chileno el pasado día 18. Insulza asegura que transmitirá su respuesta al Consejo, probablemente la próxima semana.

Ya en 2010, el propio Richard Lugar escribió un informe crítico con Insulza, quien pese a ello fue posteriormente reelegido al frente del organismo por un nuevo periodo de cinco años, recordó el secretario.

El exministro chileno señaló además que "comparte algunos conceptos de la carta", como la necesidad de reducir los mandatos y centrar la actuación de la OEA en asuntos de democracia, desarrollo, seguridad pública y democracia.

Insulza asegura que ya sugirió esos cambios en un informe remitido al Consejo Permanente el 11 de diciembre del año pasado. "No hay gran controversia. Es un poco enojoso decir que eso lo planteé yo antes, pero es la realidad", apunta.

Con todo, a su juicio, "el principal problema que enfrenta la OEA no es lo administrativo ni lo financiero". "Su principal problema es que actúa en un hemisferio tremendamente diverso, con miembros que tienen diversas opiniones", explicó.

Opinó, por ello, que la carta de los senadores responde a que existen "visiones políticas distintas" en una organización que es "inclusiva".

"Si alguien quiere que excluya a algunos para incluir a otros, eso no lo voy a hacer. Creo que los problemas políticos nacen de ahí", advirtió.

Sobre su relación con países como Venezuela o Cuba, país al que la OEA levantó su suspensión del organismo, Insulza defendió que él aplica "las mismas normas para todos" y recordó que el presidente Hugo Chávez también "ha dicho cosas duras" contra él.

Admitió además que "Estados Unidos es el principal contribuyente" del organismo, pero recalcó que él no responde a un solo país, sino a sus 34 miembros.

Respecto a su futuro, Insulza, de 69 años, afirmó que está decidido a "cumplir" con su segundo periodo al frente de la OEA, pero admitió que le gustaría terminar su vida política en Chile, donde su nombre suena como posible candidato a senador en las elecciones parlamentarias de noviembre de 2013.