El presidente francés, François Hollande, confirmó hoy el secuestro de un ciudadano francés en la ciudad maliense de Diema, en el oeste del país, y alertó a los ciudadanos franceses para que no se desplacen en esa zona, donde se prepara "una intervención".

"Hay que hacer todo lo posible por liberarlos", declaró Hollande en relación con ese secuestrado y los otros seis ciudadanos franceses que permanecen rehenes en la zona del Sahel.

Hollande hizo un llamamiento a los franceses que se puedan encontrar en ese área de Mali para que adopten "todas las precauciones posibles porque se prepara una intervención", advirtió.

"Los secuestros son una forma de hacer presión por parte de los terroristas", recordó el presidente, que hizo estas declaraciones en una comparecencia con el presidente de Italia, Giorgio Napolitano, en visita oficial en París.

Reiteró que Francia, "en el marco de las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas", prestará apoyo logístico y en cooperación con los demás países de la Unión Europea "si los africanos deciden esa intervención", precisó.

El secuestro de hoy sucedió en una localidad bajo el control del Gobierno central, situada 340 kilómetros al noreste de la capital y cerca de la frontera con Mauritania.

La agencia oficial mauritana, AMI, identificó al rehén como Jules Berto Rodriguez Leal, nacido el 18 de julio de 1951 en Laurichal (Portugal).

El norte de Mali está controlado desde el pasado junio por grupos radicales islámicos, entre ellos Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).