El ex primer ministro francés François Fillon y candidato derrotado a presidir la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP), principal partido de la oposición, dijo hoy que renuncia a ponerse al frente de la formación, pese a un nuevo escándalo por el recuento de votos.

Fillon, quien según sus partidarios podría haber quedado 26 votos por delante de su contrincante, Jean-François Copé, dado como ganador por una comisión interna del partido el lunes, aseguró sin embargo que irá "hasta el final" para aclarar el embrollo.

El ex primer ministro pidió, además, que el que fuera jefe de Gobierno Alain Juppé se coloque al frente del partido, ante lo que calificó de "numerosas irregularidades" en el escrutinio.

Conforme a los resultados dados a conocer hace dos días, Copé venció a Fillon por 98 votos, pero hoy los partidarios de este último revelaron que varios sufragios no fueron contabilizados en tres departamentos (Nueva Caledonia, Mayotte y Wallis-et-Futuna), lo que, según ellos, le otorgaría la victoria en las primarias.

En una entrevista concedida hoy al canal de televisión TF1, Fillon señaló que no excluye "un recurso ante la Justicia" para aclarar las diferencias entre él y Copé, quien hoy mismo insistió en que él es el presidente declarado por la instancia electoral de la UMP.

"Lo que está en entredicho es el honor de mi partido", dijo el ex primer ministro, quien aseguró que el responsable de la Comisión de Organización y de Control de las Operaciones Electorales le reconoció personalmente que en el recuento no se habían incluido los votos de varios departamentos franceses de ultramar.

Ante la división en el partido, más de un centenar de parlamentarios favorables a Fillon había solicitado que Juppé -respetada figura del campo conservador en Francia- dirigiese de manera transitoria la fuerza política del expresidente Nicolas Sarkozy.

Juppé, por su parte, comunicó que estaría "dispuesto" a organizar una mediación en el seno de la formación, siempre que contara con el apoyo de ambos candidatos a la presidencia.

Por su parte, Copé aseguró en una entrevista a France 2 que no cree que Fillon llegue al extremo de recurrir a la justicia ordinaria si Juppé no se hace con los mandos del partido provisionalmente y señaló que está dispuesto a hablar con él.