El papa Benedicto XVI dijo el miércoles que reza por las víctimas del conflicto entre Israel y los combatientes de la Franja de Gaza, y apoyó las gestiones para adoptar una tregua y negociar.

En su audiencia general seminal, el obispo de Roma dijo que "el odio y la violencia no son la solución de los problemas", recibiendo los aplausos de los peregrinos que llenaron el auditorio Pablo VI.

Benedicto XVI pidió a ambas partes que "adopten decisiones valerosas en favor de la paz" y den fin a un conflicto que conlleva "repercusiones negativas en la totalidad del Medio Oriente".