Un nutrido grupo de personas celebró hoy un "juicio popular" contra el expresidente dominicano Leonel Fernández por su supuesta culpabilidad en el déficit fiscal registrado durante su Gobierno calculado en unos 187.000 millones de pesos (unos 4.675 millones de dólares).

Fernández fue "condenado" a 20 años de prisión, así como a sufrir la confiscación de todos sus bienes y a su inhabilitación de por vida en el escenario político local.

El "juicio popular", celebrado en un parque céntrico de Santo Domingo, estuvo repleto de consignas contra el exgobernante, así como de pancartas alusivas a los alegados actos de corrupción cometidos durante sus dos períodos consecutivos de Gobierno.

El exjefe de Estado, que abandonó el poder el 16 de agosto pasado, ha sido el centro de los encendidos ataques de grupos de jóvenes y ciudadanos de clase media, principalmente, que se han reunido en las últimas semanas en varios puntos de la capital y de otras ciudades del país.

Los manifestantes también han protestado contra la reforma fiscal aprobada por el Congreso recientemente que han llamado el "paquetazo", el cual consideran provocará aumentos en los precios de múltiples artículos y servicios.

"Ladrón, ladrón", "ese paquetazo no lo pago yo", "no lo disfruté, no lo pagaré", fueron algunas de las consignas escuchadas en la concentración que aglutinó a centenares de personas en su mayoría jóvenes vestidos de negro y políticos de la oposición.

El "tribunal" que "condenó" a Fernández estuvo integrado por varios jóvenes, además del presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Manuel María Mercedes.

La figura de Fernández fue interpretada por un hombre que utilizaba una máscara, al igual que su "abogado", que utilizó el nombre del director de Ética e Integridad del Estado, el penalista Marino Vinicio Castillo, a quien el expresidente ha manifestado públicamente su admiración.