Durante los siglos XX y XXI, cada vez más se han utilizado los mapas para entender lo que ocurre a nuestro alrededor, y esto se refleja en la obra de los artistas presentes en la exposición "Cartografías contemporáneas. Dibujando el pensamiento", inaugurada este martes en CaixaForum Madrid.

La muestra está compuesta por más de 140 obras de formatos muy variados, desde mapas, pinturas y dibujos hasta videoinstalaciones y arte digital.

Su procedencia son destacados museos de arte contemporáneo, entre ellos el MOMA de Nueva York, el Centro Pompidou de París, el Museo Reina Sofía, el IVAM, el MUSAC, el MACBA, la Fundación Joan Miró o la propia Colección de Arte Contemporáneo Fundación "la Caixa".

En el recorrido se pueden contemplar piezas de artistas fundamentales, como Salvador Dalí, Paul Klee, Marcel Duchamp, Yves Klein, Gordon Matta-Clark, Richard Hamilton o Richard Long, junto a creadores actuales como Artur Barrio, Carolee Schneemann, Ana Mendieta, Erick Beltrán, On Kawara, Alighiero Boetti, Thomas Hirschhorn y Francis Alÿs.

"Los artistas responden y lanzan otras maneras de representación y ofrecen nuevas fórmulas para clasificar la realidad", comentó durante la presentación Helena Tatay, comisaria de la muestra.

Tatay propone un recorrido por el mapa de las cartografías elaboradas por artistas de los siglos XX y XXI, con el objetivo de invitar a los visitantes a interrogarse sobre "los sistemas de representación que usamos y las nociones subyacentes".

En su opinión, el ser humano cartografía el mundo en un intento de captar la realidad en que vive. Desde siempre, los mapas han representado, traducido y codificado todo tipo de territorios físicos, mentales y emocionales.

"En el siglo XX, la representación del mundo cambió con los adelantos técnicos, mientras que el telégrafo y el teléfono produjeron 'la crisis del espacio', que tan bien reflejó el cubismo", señaló.

Ahora, "con la globalización e internet, se han transformado definitivamente los conceptos tradicionales de tiempo y espacio, así como los métodos de representación del mundo y el conocimiento".

El recorrido se inicia con las reflexiones del cartógrafo Franco Farinelli, finaliza con una entrevista al filósofo Alexander Gerner y muestra también algunas cartografías manuscritas del siglo XVIII procedentes de la Biblioteca Nacional.

Dividida en varios ámbitos, en el primero de ellos, "El lenguaje cartográfico", trata cómo desde principios del siglo XX muchos artistas han jugado con el lenguaje cartográfico, principalmente los surrealistas, con su sintaxis y su gramática en el casos de Lewis Carroll, Art & Art and Language o provocando un aparente sinsentido de su lógica, como Stanley Brouwn o Artur Barrio.

"Tipos de espacio" muestra trabajos de artistas donde los espacios y tiempos se anudan de distintas formas. Existen espacios sociales fuera del tiempo, en el caso de Constant o países mentales (Evru).

También hay dislocaciones de espejos (Robert Smithson), espacios invisibles (Giovanni Anselmo), espacios vacíos generados durante el tiempo que dura una película (Hiroshi Sugimoto) o espacios sonoros (Milan Grygar).

El apartado "Cartografías sociales y políticas" refleja como a través de la crítica del discurso geográfico, algunos artistas cuestionan el orden político y social existente. Otros se enfrentan a la gran cantidad de datos existentes organizando diagramas y cartografías que los hacen visibles.

En el siglo XX, la fusión cuerpo-Tierra ha dejado imágenes de huellas encarnadas en el barro (Ana Mendieta), de cuerpos marcados por el mapa (Adriana Varejão) y del rastro del cuerpo en movimiento sobre la tela (Yves Klein), como se muestra en "Cartografías del cuerpo".

El espacio "Cartografías de experiencia y vida" refleja cómo en los mapas que representan nuestra vida no hay fronteras entre lo sentido y lo real, ni se distinguen los territorios sociales de los personales, con obras de Grayson Perry, Zarina Hashmi o Guillermo Kuitca.

"Cartografías de lo intangible" muestra mapas que hacen visibles aspectos intangibles como lo vibracional, lo suprasensible, lo multidimensional, el inconsciente o los sueños.

El recorrido finaliza con las "Cartografías conceptuales", donde se muestran mapas conceptuales que son instrumentos que ayudan a pensar nuevas relaciones reticulares y a construir nuevos modelos de ordenaciones y sentidos.

"En la actualidad utilizamos los mapas conceptuales y los diagramas como herramientas para entender la complejidad de las transformaciones de nuestro entorno", en opinión de la comisaria de la exposición, que permanecerá abierta hasta el 24 de febrero.