Dos jóvenes se disculparon hoy por haber cuestionado en Facebook a un líder político ultraderechista fallecido, lo que motivó ayer el arresto de ambas y disparó el debate sobre los límites de la liberad de expresión en la India.

Shaheen Dadha, de 21 años, había colgado este domingo en Facebook un comentario en el que criticaba el cierre de oficinas y comercios y la suspensión de los servicios de transporte con motivo del funeral en Bombay (oeste) del octogenario político Bal Tackeray.

"El respeto hay que ganárselo, no forzarlo. Hoy (los negocios y oficinas de) Bombay están cerrados, pero es debido al temor, no al respeto", escribió Dadha en la red social, según distintos medios.

Tanto ella como una amiga que pulsó el botón "Me gusta" en ese comentario fueron arrestadas a la Policía a raíz de la denuncia de un líder político local y acusadas de delitos contra los "sentimientos religiosos", penados con hasta tres años de prisión.

Al funeral de Thackeray, jefe del partido Shiv Sena y uno de los hombres más poderosos de Bombay, acudieron cientos de miles de personas, y las autoridades prefirieron decretar una jornada de luto para evitar posibles incidentes.

Tras conocerse la noticia de su detención, varias decenas de activistas del Shiv Sena atacaron la clínica que posee en la ciudad un tío de una de las dos jóvenes, donde rompieron ventanas y camas y llegaron a destruir equipos médicos.

Thackeray, fallecido el pasado sábado, era conocido por su verbo incendiario: llegó a decir en una ocasión que "la India necesita un dictador benevolente pero con mano de hierro", y también mostró sus simpatías por el dictador nazi Adolf Hitler.

"Quiero disculparme. Él (Bal Thackeray) era un gran hombre", dijo hoy a la cara cubierta en declaraciones al canal televisivo NDTV una de las dos jóvenes, que dijo "no querer comentar" si siente miedo a raíz de lo sucedido.

A mediodía de hoy, la Policía había detenido a nueve personas por el ataque a la clínica y ha ordenado la apertura de una investigación, mientras que las dos jóvenes se encuentran en libertad bajo fianza.

El arresto de ambas jóvenes ha sido objeto de una queja formal por parte del jefe del Consejo de Prensa de la India, Markandey Katju, que consideró este lunes que el asunto es "muy grave" y que lo que está en juego es el principio de la "libertad".

Pese a su compromiso con el sistema democrático, la India mantiene una legislación restrictiva con la libertad de expresión, cuando se considera que su ejercicio puede dañar las sensibilidades de las distintas comunidades religiosas del país.