Funcionarios de la ciudad de Santa Mónica impidieron que se realizara una tradición navideña de años en lugar de mediar en una disputa religiosa, lo que provocó que las iglesias, que han exhibido un nacimiento de 14 escenas durante décadas, presentaran una demanda judicial por violación a la libertad de expresión.

Su abogado comparecerá el lunes ante a un juez federal a fin de pedir que se restituya la representación del nacimiento de Jesús. Las iglesias quieren que un juez derogue la prohibición municipal de nacimientos privados en el parque hasta que sea solucionado el caso. La municipalidad pidió a la corte que rechace la demanda en su totalidad.

Damon Vix no tuvo que recurrir a un tribunal para lograr que se dejara de representar el nacimiento de Jesús en la ciudad de Santa Mónica. Simplemente se unió a las festividades.

Un mensaje ateo en contra de Dios junto a la representación de la Navidad en un parque con vista a la playa encendió un debate que brilló más que cualquier vela navideña.

"Es un triste, triste comentario sobre las actitudes del día que una tradición de casi 60 años antigüedad tenga que ahora buscar hospedaje, algo cuyo nuestro salvador tuvo que buscar para poder nacer porque al mundo no le interesaba", dijo Hunter Jameson, que encabeza el Comité del Nacimiento de Santa Mónica, una organización sin fines de lucro que es quien interpone la demanda.

Lejos del drama judicial estarán Vix y sus amigos ateos, ya que no forman parte del caso. Su papel fuera de los tribunales resalta un cambio de táctica mientras que los ateos se convierten en una minoría que abandona el silencio para que falta de creencias sean expuestas en el parque público como nunca antes había ocurrido.

Grupos ateos nacionales publicaron este año anuncios de página entera en periódicos y cientos de anuncios de televisión en respuesta al activismo de obispos católicos sobre casos de salud de mujeres y han entablando una batalla por sus propios espacios junto con las exposiciones navideñas en pequeños pueblos en todo el país.

El problema en Santa Mónica empezó hace tres años, cuando Vix solicitó un espacio en el Parque Palisades junto al "Nacimiento de Jesús, desde el punto de vista de las visitas del Arcangel Gabriel a María", y se lo otorgaron.

Vix colgó un letrero que citaba a Thomas Jefferson: "Las religiones son todas parecidas: están fundadas con base de fábulas y mitología". El otro lado del letrero decía: "Feliz Solsticio". Repitió el acto al año siguiente, pero luego subió el tono súbitamente.

En 2011, Vix coordinó con otras 10 personas para inundar la ciudad con solicitudes para montar exposiciones de burla como homenaje a la "religión Pastafaria", que incluiría una representación artística del gran Monstruo del Espagueti Volador.

La coalición secular ganó 18 de los 21 espacios. Los otros dos fueron para una exposición tradicional navideña y uno para una exposición sobre el Jánuca judío.

Los ateos usaron la mitad de los espacios para mostrar letreros como uno que mostraba a Poseidón, Jesús, Santa Claus (San Nicolás, Papá Noel o Viejo Pascuero) y el demonio, que decía: "37 millones de estadounidenses reconocen los mitos cuando los ven. ¿Cuáles mitos ve usted?".

Muchos de los letreros fueron estropeados y con el desorden que siguió, la ciudad puso fin a una tradición que empezó en 1953 y se ganó uno de los apodos para Santa Mónica, la Ciudad de la Historia de Navidad.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino