Los reos de una cárcel de máxima seguridad en Guatemala, que se amotinaron este lunes, se rindieron y liberaron hoy a los últimos cinco rehenes que mantuvieron en su poder por al menos 24 horas, informó una fuente oficial.

El ministro guatemalteco de Gobernación (Interior), Mauricio López, dijo a periodistas que los presos, de la cárcel de máxima seguridad conocida como Fraijanes II, a unos 22 kilómetros al sureste de la capital, entregaron sanos y salvos a los cinco rehenes a las autoridades.

"Luego de varias horas de diálogo y sin uso de la fuerza fueron liberados los cinco guardias", precisó el funcionario, quien señalo que otros tres retenidos fueron puestos en libertad anoche por los amotinados.

López recalcó que "no hubo ninguna negociación con los revoltosos, sino que se les persuadió para que depusieran la medida".

"Tenemos ya a los ocho totalmente libres, bajo control y están con el Ministerio Público", afirmó.

El ministro explicó que una vez liberados los rehenes, las autoridades retomaron el control del presidio "afortunadamente sin utilizar la violencia", y luego de un conteo, se procederá a trasladar a los presos a otros centros penales, mientras se reconstruye la cárcel que fue destruida durante el motín.

López dijo que hoy mismo fueron trasladados ya cuatro miembros de la Mara 18, pero aclaró que por razones de seguridad, no se darán los detalles de las prisiones a donde serán llevados los 156 reos que estaban en Fraijanes II.

Según López, el Ministerio Público será el responsable de evaluar los daños causados a la infraestructura por los presos.

Las autoridades habían dado de plazo hasta las 6.00 hora local (12.00 GMT) para que los amotinados liberaran a los cinco rehenes restantes, luego de que la noche del lunes entregaran a los primeros tres.

Un grupo de las Fuerzas Especiales de la Policía Nacional (PNC) ingresó al patio principal de la cárcel de Fraijanes II, sin utilizar la fuerza.

Los 156 reos de alta peligrosidad, según el funcionario, se amotinaron ayer para exigir que les mejoren la alimentación y les amplíen las horas de visita de sus familiares, y como medida de presión tomaron de rehenes a ocho trabajadores del Sistema Penitenciario, la mayoría guardias.

López se ha comprometido a atender las demandas de los presos, que han denunciado también malos tratos en la prisión, y a no tomar represalias por el motín.

En Fraijanes II guardan prisión integrantes del grupo mexicano Los Zetas, entre ellos Daniel Pérez, alias "El Cachete", implicado en matanzas relacionadas con el narcotráfico en Guatemala.

También figuran los guatemaltecos Juan Alberto Ortiz Chamalé, Mauro Salomón y Horst Walter Overdick, que son reclamados en extradición por Estados Unidos por narcotráfico.