Los países en desarrollo recibirán unos 406.000 millones de dólares en remesas en 2012, un 6,5 % más respecto al año anterior, según un informe del Banco Mundial publicado hoy, que indica que América Latina recibirá 64.000 millones de dólares.

Los principales países receptores son la India con 70.000 millones de dólares y China, con 66.000 millones, seguidos de México y Filipinas que reciben 24.000 millones cada uno.

El informe señala que las remesas hacia América Latina y el Caribe se han beneficiado de la recuperación económica y de una mejora en el mercado laboral estadounidense, pero se han visto afectadas por la "inestabilidad económica" de Europa.

No obstante, los emigrantes que viven en los países exportadores de petróleo siguen mostrando un "sólido crecimiento".

El Banco Mundial prevé un crecimiento sostenido de los flujos de remesas hacia todas las regiones, aunque el desempleo "continuado" en Europa puede tener un impacto.

Las proyecciones indican que las transferencias hacia los países en desarrollo aumentarán en un 7,9 por ciento en 2013,; un 10,1 por ciento en 2014 y un 10,7 por ciento en 2015, cuando se situarán en 534.000 millones de dólares.

Otro obstáculo para el crecimiento puede ser el alto costo de envío del dinero ya que en el tercer trimestre de 2012 alcanzó un 7,5 por ciento en los 20 países principales que envían remesas, lo que se traduce en algo más de 7 dólares por cada 100 que envíen a sus familias.