La Legislatura de Ecuador inició hoy el segundo debate sobre un proyecto de ley impulsado por el presidente del país, Rafael Correa, para elevar los impuestos a la banca para destinarlos a un programa de ayuda a los pobres.

El Gobierno espera recaudar anualmente con esta iniciativa legal unos 164 millones de dólares adicionales de la banca privada y sumarlos a 140 millones aportados por el Estado para elevar de 35 a 50 dólares un bono que reciben mensualmente 1,2 millones de pobres.

La sesión sobre la llamada "Ley Orgánica para la Redistribución del Gasto Social" comenzó con la lectura del informe sobre el proyecto de ley elaborado por la Comisión Especializada del Régimen Económico y Tributario y su Regulación y Control.

El presidente de la Asamblea, Fernando Cordero, informó de que al inicio de la sesión 27 legisladores se habían inscrito para pedir la palabra durante el debate, tras el cual se procederá a la votación.

El proyecto fija un Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 12 por ciento para los servicios financieros, que actualmente están exonerados, y eleva los gravámenes sobre los fondos depositados en el extranjero, entre otras medidas.

También da potestad a la Junta Bancaria, una entidad estatal, para poner techo a los sueldos de los directivos de los bancos.

Asimismo, amplía el acceso del Servicio de Rentas Internas (SRI) a la información bancaria de los ciudadanos, al establecer que puede exigir datos "de manera directa, sin trámite o intermediación alguna", y prevé multas de 29.200 a 73.000 dólares para las instituciones financieras que no acaten la orden.

La propuesta del alza del bono la presentó originalmente Guillermo Lasso, un exbanquero que es candidato a la Presidencia en los comicios de febrero de 2013, aunque él dijo que la pagaría con los fondos que el Estado destina a publicidad.

Correa, quien se presentará a la reelección, mantiene que esos fondos no son suficientes y prometió el mismo incremento, pero costeado con un aumento de los gravámenes a la banca.

La Asamblea Nacional, donde el movimiento oficialista Alianza País cuenta con la mayor bancada, realizó un primer debate sobre el proyecto el pasado 8 de noviembre.

Organizaciones empresariales y de la banca han protestado contra la iniciativa, con el argumento de que restringirá el crecimiento del patrimonio de las entidades financieras y con ello también se ralentizará la oferta de crédito para la economía.

Aseveran asimismo que los nuevos impuestos encarecerán las operaciones de comercio exterior, pero Correa respondió ayer a esta críticas diciendo que la banca solo se preocupa por su "bolsillo".

El proyecto final, que consta de cinco artículos, ordena a la Superintendencia de Bancos y Seguros que vigile a las entidades para impedir que eleven sus tasas para transferir a los clientes el costo de las reformas.

También pide al SRI que emita un informe en tres meses sobre la carga tributaria de los principales grupos económicos del país.

El novelista peruano Mario Vargas Llosa exhortó este lunes a los ecuatorianos a usar "todas las armas de la democracia para defender pacíficamente la libertad de empresa" y a rechazar una medida que a su juicio "nacionaliza indirectamente todo el sistema financiero".

"Éste (Vargas Llosa) era comunista, pedía permiso a Fidel Castro para recibir premios, esos son los peores, los renegados", subrayó el presidente ecuatoriano.