La ONU confirmó hoy que ha recibido informaciones sobre ataques "directos" contra una treintena de viviendas y dos edificios donde se encontraban medios de comunicación locales en Gaza, como parte de la ofensiva militar israelí que tiene lugar en este territorio palestino.

"Tenemos informaciones de ataques directos contra 31 residencias y dos edificios que albergaban medios de prensa, así como de daños, aunque no directos, causados a más de 30 escuelas y, al menos, a 10 locales religiosos", dijo el portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Rupert Colville.

Precisó que algunos de esos ataques han sido confirmados, pero declinó hacer un desglose del tipo de lugares que fueron blancos directos del Ejército israelí por considerar que hay elementos que todavía deben ser clarificados.

"No es fácil investigar cada incidente en este tipo de entorno tan inseguro", mencionó.

Al comentar esas agresiones, así como las perpetradas en zonas densamente pobladas de la Franja de Gaza, y si éstas implican graves violaciones del derecho internacional, que Israel está obligado a respetar, el portavoz señaló que "depende de las circunstancias" y del tipo de armamento utilizado, todo lo cual debe investigarse.

La cifra de víctimas mortales palestinas en los ataques israelíes en la franja de Gaza desde que comenzó la operación "Pilar Defensivo", el pasado miércoles, ascendió hoy a 116, mientras los heridos superan los 900, indicaron fuentes sanitarias palestinas.

Sobre el alcance y consecuencias de la operación militar, en la que Israel lanza ataques desde mar y aire, Colville dijo que las fuerzas de éste país están obligadas a respetar, como mínimo, los principios de distinción (entre objetivos militares y civiles), de precaución (garantizar todos los esfuerzos posibles para evitar víctimas civiles) y de proporcionalidad (los daños humanos y material que pueden anticiparse corresponden al objetivo militar buscado).

"Ahora necesitamos determinar si los principios de precaución y proporcionalidad se han violado", indicó.

Por otra parte, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Navi Pillay, pidió a Israel -a través de su portavoz- que detenga los "ataques indiscriminados en Gaza".

Asimismo, recalcó que los responsables de cualquier violación del derecho internacional deberán responder por sus decisiones y actos ante la justicia.