Una delegación de la Liga Árabe encabezada por su secretario general, Nabil al-Arabi, y de la que forman parte varios ministros de Exteriores de países árabes, llegó hoy a la franja de Gaza como parte de los esfuerzos de mediación de la comunidad internacional para conseguir un alto el fuego.

La delegación, que incluye también al ministro de Exteriores de Turquía, Ahmet Davutoglu, y a su colega palestino, Riyad al-Malki, entró en la franja por el paso fronterizo de Rafah en medio de intensos intercambios de fuego entre Israel y los grupos armados en Gaza.

Al menos seis palestinos murieron en la última hora en tres ataques aéreos israelíes que coincidieron con la llegada de la delegación, que se dirigió directamente al hospital Shifa para ver la situación después de seis días de la ofensiva Pilar Defensivo.

Poco antes, milicianos palestinos dispararon varias salvas de cohetes contra blancos en el sur de Israel y Jerusalén, aunque en este último caso el cohete cayó fuera de la ciudad.

Los representantes de la Liga Árabe también tienen previsto hacer un recorrido por la ciudad de Gaza para observar la destrucción causada por los más de 1.300 bombardeos israelíes, que ha afectado también a edificios públicos y gubernamentales.

La delegación está reunida en este momento con el primer ministro de Hamás, Ismail Haniye, que en los últimos días está escondido por temor a ser blanco del Ejército israelí.

La operación Pilar Defensivo, en la que han muerto alrededor de 120 palestinos y tres israelíes, comenzó el pasado miércoles con el "asesinato selectivo" del jefe del brazo armado de Hamás, Ahmed Yabari.

Según televisiones locales en Gaza, el objetivo de la visita es tratar de alentar a Hamás a que acepte el alto el fuego con Israel que trata de sacar adelante el presidente egipcio, Mohamed Mursi.