El fiscal general del estado de Nueva York, Eric Schneiderman, demandó hoy al banco Credit Suisse por un presunto fraude en la venta de valores respaldados por hipotecas de viviendas.

La demanda estipula que Credit Suisse USA "engañó" a los inversores al hacerles creer que había evaluado cuidadosamente la calidad de los préstamos hipotecarios empaquetados en valores respaldados por hipotecas residenciales (conocidos como RMBS).

Sin embargo, la entidad "no evaluó sistemáticamente" los préstamos, ignorando problemas descubiertos en una "revisión limitada", explicó un comunicado la oficina del fiscal.

Añade que los préstamos con garantía hipotecaria de Credit Suisse incluían muchos "que se habían hecho a prestatarios que no podían pagar", por lo que "era muy probable" que no fueran cumplidos, lo que ocurrió al final "en gran número".

La Fiscalía calcula que a mediados de 2012 las pérdidas acumuladas por los inversores en RMBS patrocinados por los acusados en 2006 y 2007 ascendieron a 11.200 millones de dólares, lo que supone el 12 % del total de los saldos iniciales de 93.800 millones.

La demanda de hoy "marca otro paso importante en los esfuerzos para hacer rendir cuentas a las instituciones financieras" por las acciones que llevaron a "la mayor crisis financiera en cerca de un siglo", afirmó el fiscal.

Schneiderman añadió que se busca hacer justicia "por la conducta ilegal y engañosa en la creación de la burbuja inmobiliaria" que estalló en 2007 en EE.UU. y generó una gravísima crisis financiera a partir de 2008.

El fiscal ya había presentado en octubre demandas contra JP Morgan Securities (anteriormente Bear Stearns), JP Morgan Chase y EMC Mortgage por presuntamente hacer declaraciones falsas y comisiones fraudulentas para promover la venta de RMBS a los inversores.