El Tesoro Público español adjudicó hoy 4.937 millones de euros en letras a doce y dieciocho meses por encima del importe máximo previsto y al mismo interés que en la anterior emisión de estas características, celebrada en octubre.

De los 4.937 millones adjudicados, 4.224,93 fueron colocados a doce meses con una rentabilidad del 2,85 %, prácticamente la misma que la aplicada en octubre (2,86 %).

Los restantes 712,79 millones de euros fueron adjudicados a dieciocho meses con un interés del 3,07 %, el mismo que en la puja precedente.

Las solicitudes de las entidades alcanzaron 13.039 millones de euros, lo que supone una proporción entre la demanda y el importe adjudicado elevada, de 2,6 veces.

Tras encadenar en los meses precedentes varias emisiones de deuda con rebajas en el interés, algunos factores han impedido hoy al Tesoro español pagar menos por su emisión.

La puja se celebró con las necesidades de financiación de España para este año totalmente cubiertas, tras captar en todo el año 86.358 millones de euros, el 100,53 % de lo presupuestado.

Al problema del rescate griego, que debe resolver hoy el Eurogrupo, se sumó en las últimas horas la pérdida de la máxima calificación crediticia, la triple "A", de Francia por la agencia de medición de riesgos Moody's.

Todo ello se hizo notar en el mercado secundario de deuda, en el que la prima de riesgo de España, que mide el grado de confianza del mercado sobre el país, permanecía sin apenas cambios en niveles altos, en torno a 455 puntos básicos, prácticamente el mismo nivel de cierre de la víspera.

Esta semana el España tiene pendiente otra emisión de deuda, de bonos con vencimiento en 2015 y de obligaciones con vencimiento en 2017 y 2021.