El Gran Premio de Brasil, última carrera del campeonato mundial de automovilismo de Fórmula Uno y en la que se definirá el título de la temporada 2012, se disputará el fin de semana en el circuito de Interlagos en medio de la lluvia, según los pronósticos climáticos divulgados hoy.

La previsión del Instituto Climatempo apunta que la sesión de clasificación del sábado y la carrera del domingo pueden tener una fuerte presencia de lluvias, situación que modificaría la estrategia de las escuderías que definirán el título de este año.

El viernes, en la primera jornada de entrenamientos libres, se prevé una pista seca en la sesión de la mañana y una ligera llovizna en la tarde.

El sábado, según la empresa especializada en meteorología, se espera un sol fuerte durante la mañana y nubosidad con lluvia en la tarde, mientras que el pronostico de lluvia se mantiene para el domingo, con una reducción de la intensidad durante la carrera, que se disputaría sobre una pista mojada.

El bicampeón alemán Sebastian Vettel, de la escudería austríaca Red Bull, se sitúa en primer lugar de la clasificación del campeonato con 273 puntos, seguido por el español Fernando Alonso, del tradicional equipo italiano Ferrari y doble campeón del mundo, quien aparece con 260.