El presidente de la República Democrática del Congo (RDC), Joseph Kabila, llamó hoy al pueblo y a todas las instituciones del país a permanecer en calma y movilizarse para combatir a los rebeldes del M23 después de que éstos tomaran el control de Goma, capital de la provincia oriental de Kivu del Norte.

"Ya hemos vivido situaciones parecidas en el pasado. Permanezcamos en calma, porque la victoria es segura", dijo el jefe de Estado congoleño en un discurso emitido por la emisora gubernamental Radio Televisión Nacional Congoleña (RTCN).

"Pido la participación de toda la población en la defensa de nuestra soberanía", agregó Kabila, antes de partir para la reunión de la Conferencia Internacional de la Región de los Grandes Lagos (ICGLR), que abordará en Kampala la crisis congoleña.

El llamamiento del mandatario se produjo en respuesta al conflicto armado que vive Kivu del Norte, donde los insurgentes entraron hoy en Goma.

Los rebeldes se hicieron también con el control del aeropuerto de Goma, que estaba custodiado a primera hora de la mañana por los cascos azules de la misión de la ONU en la RDC (MONUSCO) pero que, finalmente, sucumbió a miembros del M23.

Ya antes de que el mensaje de Kabila fuera emitido, las principales avenidas de Kinshasa se vieron invadidas por manifestaciones en protesta contra la toma de control de Goma por parte de los rebeldes, en las que la mayoría de los participantes eran estudiantes de las distintas universidades de la capital.

Según Kabila, estas manifestaciones son señal de que la población de la RDC ya se está movilizando contra los rebeldes.

En los últimos días, los combates entre las Fuerzas Armadas de la RDC -apoyadas por la MONUSCO y milicias locales- y el M23 y sus aliados se han recrudecido en Kivu del Norte y, en particular, en torno a Goma.

A pesar de que diversos informes -tanto de la ONU como de varias ONG- señalan a Ruanda y a Uganda como actores en el conflicto en apoyo de los rebeldes, los dos países africanos han negado en repetidas ocasiones su intervención.

La RDC está inmersa aún en un frágil proceso de paz tras la segunda guerra del Congo (1998-2003), en la que se vieron implicados varios países africanos, y tiene desplegada la mayor misión de paz de la ONU.