El presidente estadounidense, Barack Obama, participa hoy en la Cumbre de Asia Oriental, enturbiada por la discordia entre China, Japón y otras naciones de la región que se disputan la soberanía sobre determinadas áreas del Mar de China.

Obama, quien llegó anoche a Phnom Penh, expondrá la política exterior de EE.UU de expandir la cooperación con Asia y el Pacífico, región que considera de "máxima prioridad".

Aunque la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), que es la anfitriona de este encuentro de jefes de Estado o Gobierno, es contraria a que se aborden las tensiones en el Mar de China para no irritar a Pekín, fuentes de la organización regional no descartan que el presidente Obama mencione el asunto de las disputas territoriales durante su intervención.

La ASEAN emitió el lunes un comunicado en el que indicó que los líderes de la organización habían decidido no tratar de forma multilateral las disputas en el Mar de China, aunque Filipinas, que es estado miembro se ha opuesto a ello.

Estas fricciones en el seno de la ASEAN ya surgieron el pasado julio, cuando por vez primera desde su fundación la organización regional no emitió un comunicado conjunto.

"No vamos a permitir que este asunto dañe o afecte a otros objetivos que aquí perseguimos", dijo a los periodistas el secretario general de la ASEAN, Surin Pitsuwan.

Además de los líderes de los diez estados de la ASEAN, grupo integrado por Brunei, Camboya, Birmania (Myanmar), Filipinas, Indonesia, Laos, Malasia, Singapur, Tailandia y Vietnam, a esta reunión asisten también los de Australia, China, Corea del Sur, India, Japón, Rusia y Nueva Zelanda.

Obama, que ayer realizó una visita a Birmania calificada de histórica por convertirse en el primer presidente en el cargo que viaja a este país, tiene también previsto a lo largo del día mantener reuniones bilaterales con los primeros ministros de China y Japón, Wen Jiabao y Yoshihido Noda, respectivamente.

La ASEAN emitió el lunes un comunicado en el que indicó que los líderes de la organización habían decidido no tratar de forma multilateral las disputas en el Mar de China, aunque Filipinas, que es estado miembro se ha opuesto a ello.

Por su parte, el primer ministro de Japón, Yoshihido Noda, se opuso al deseo de Camboya, el país anfitrión de la Cumbre de la ASEAN, de omitir durante las reuniones las reclamaciones territoriales en el Mar de China.

Pekín y Tokio mantienen un conflicto en torno al archipiélago que el primer país denomina Diaoyu y el segundo Senkaku, en el mar de la China Oriental.

Durante las reuniones de hoy, los líderes de la ASEAN está previsto que den luz verde a la propuesta de iniciar negociaciones con vistas a alcanzar un acuerdo comercial con Australia, Corea del Sur, China, India, Japón y Nueva Zelanda, en conjunto un mercado con cerca de 3.000 millones de potenciales consumidores.