El investigador colombiano Rodolfo Llinás (Bogotá, 1934) ha recibido hoy la medalla de oro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) por su contribución a las neurociencias.

En concreto, la máxima distinción del CSIC se le ha entregado "por sus aportaciones al conocimiento del funcionamiento cerebral, que han sido continuas y de gran importancia desde el comienzo de su carrera".

Llinás, que actualmente trabaja en el departamento de Fisiología y Neurociencia de la Universidad de Nueva York, ha recibido este reconocimiento en Madrid, ha informado el CSIC en una nota de prensa.

La entrega de esta distinción se enmarca en las actividades del Año de la Neurociencia en España.

El colombiano ha agradecido el premio con una conferencia titulada "Cerebro y Mente: dos caras de la misma medalla", y en el acto ha estado presente el presidente del CSIC, Emilio Lora-Tamayo, y la secretaria de Estado de I+D+i, Carmen Vela.

Entre las aportaciones más relevantes de la investigación de Llinás, destaca la caracterización de las propiedades intrínsecas de las neuronas.

Crucial ha sido también su formulación de la teoría por la que sitúa la conciencia en el diálogo entre el tálamo y la corteza. En un estado dormido, el tálamo "oscila" a frecuencias bajas, mientras que en un estado activo y consciente lo hace a frecuencias altas.

Patologías como la depresión, la epilepsia o el párkinson están relacionadas con estas oscilaciones neuronales, de ahí la importancia de esta teoría, que unifica neurología y psiquiatría.

Entre sus últimos trabajos destaca el desarrollo de una nueva generación de chips que funcionan como neuronas y que abren nuevas posibilidades a campos como la computación y la robótica.

Además, ha dirigido el programa científico Neurolab de la NASA, dedicado a estudiar el efecto de la falta de gravedad sobre el desarrollo y la función del sistema nervioso.

Estas aportaciones lo han hecho merecedor de premios como el John C. Krantz Award de la Universidad de Maryland; la Medalla Albert Einstein de la Unesco y la Orden de Boyacá de la presidencia de la República de Colombia, entre otros.