Los restos de José Tohá, que fue ministro del Interior y de Defensa del presidente chileno Salvador Allende, fueron sepultados hoy de "manera definitiva", una vez confirmado que en su muerte, ocurrida en 1974, hubo participación de terceros.

El cuerpo de Tohá, entregado este lunes a su familia por el Servicio Médico Legal (SML) y finalmente sepultado en el Cementerio General de Santiago, había sido exhumado por tercera vez para esclarecer las razones de su muerte.

El director del SML, Patricio Bustos Streeter, dijo a los periodistas que "la causa de muerte es atribuible a terceros. Esto es un elemento de verdad científica que ponemos a disposición de los organismo de justicia para avanzar en este proceso".

A su vez, Moy de Tohá, viuda del político socialista, señaló que después de estar 38 años "permanentemente esperando esta verdad", hoy siente "una tremenda paz interior, conmigo misma, con José y con el país".

Tohá, ministro de Defensa e Interior del presidente Allende, murió el 15 de marzo de 1974, en el Hospital Militar de Santiago, seis meses después del golpe militar dirigido por el general Augusto Pinochet.

El ministro de Allende había sido hospitalizado a causa de un estado de debilidad derivado de las torturas sufridas en prisión y en la inhóspita isla Dawson, en el extremo sur del país, donde la dictadura militar (1973-1990) confinó a altos cargos del Gobierno de Allende.

El pasado 12 de octubre un informe firmado por la experta en biomecánica Ana María Urra y la antropóloga Íngrid Rodríguez concluyó que "hay fractura de cartílago tiroide y cricoides. Con dos posibles causas de muerte: estrangulación o ahorcamiento homicida".

Al entierro asistieron varios compañeros políticos de Tohá, entre ellos el exministro Sergio Bitar quién también estuvo en la isla Dawson y el expresidente Ricardo Lagos (2000-2006).

Lagos dijo a los periodistas: "llegamos a este lugar a despedir a un amigo del que finalmente se sabe la verdad".

Varias decenas de destacados cargos del gobierno de Salvador Allende (1970-1973) fueron enviados a Dawson, después del golpe militar del 11 de septiembre de 1973, junto con unos 200 prisioneros de varias localidades sureñas.

Con la sepultura definitiva de José Tohá se da por cerrado la investigación que llevaba el juez especial Jorge Zepeda, tras una querella presentada a principios de 2001 por un hermano, la viuda y la hija del fallecido.

Carolina Tohá, única hija de Tohá, es alcaldesa electa de Santiago.