El presidente afgano acusó a las fuerzas estadounidenses de mantener detenidos a varios afganos en violación de un acuerdo para transferirlos a la custodia afgana, lo que ha complicado una nueva ronda de conversaciones sobre seguridad entre ambos países.

La declaración de Hamid Karzai emitida el domingo por la noche tuvo lugar días después de comenzar las negociaciones sobre un acuerdo bilateral de seguridad que regirá la presencia militar de Estados Unidos en el país tras su retirada en el 2014.

Los detractores de Karzai sostienen que con frecuencia adopta posiciones populistas y nacionalistas que le rinden beneficios a la hora de negociar con los estadounidenses. A su vez, Karzai insistió que necesita proteger los intereses nacionales afganos ante un socio mucho más poderoso.

Ambos países firmaron en marzo el pacto para la transferencia de detenidos, pero el acuerdo es vago y Estados Unidos ha retrasado la entrega de los reclusorios. Washington cree que los afganos no están preparados para hacerse cargo de los centros, e insiste en que el gobierno afgano acordó mantener detenidos sin juicio a algunos reclusos cuya liberación es considerada un peligro por Estados Unidos.

Un vocero de la embajada estadounidense en Kabul dijo que el gobierno estadounidense está decido a respetar el acuerdo y solucionar las diferencias sobre cómo debería ser solucionado.

En su declaración, Karzai criticó la continuada detención de los afganos por parte de las fuerzas estadounidenses. Su vocero, Aimal Faizi, dijo el lunes a los reporteros que más de 70 detenidos están en manos de los estadounidenses pese a la orden de excarcelación de los tribunales afganos.

"Estas acciones son completamente contrarias al acuerdo firmado entre Afganistán y el presidente de Estados Unidos", dijo la declaración de Karzai, que pidió a los funcionarios afganos que asuma toda la responsabilidad del centro de detención de Parwan, situado en la base aérea estadounidense de Bagram, la principal de Estados Unidos en el este de Afganistán.

___

La periodista de Associated Press Heidi Vogt contribuyó a este despacho desde Kabul.