Autoridades federales centran en cinco mandos de la Policía Federal las investigaciones en torno del ataque a tiros a un vehículo de la embajada de Estados Unidos en México, para determinar los motivos del atentado que dejó heridos a dos agentes de la CIA.

Un funcionario federal mexicano, con conocimiento del caso y quien habló a condición de anonimato por la sensibilidad del caso, dijo a The Associated Press que aún falta determinar si los mandos policiales ordenaron el ataque o recibieron instrucciones de alguien más.

El 24 de agosto policías federales dispararon contra un vehículo de la embajada estadounidense en el que viajaban los dos agentes de la CIA y un capitán de la Marina mexicana. La Procuraduría General de la República (PGR) acusó a 14 agentes de participar en el tiroteo.

Una subprocuradora de la PGR dijo el domingo en rueda de prensa que según las investigaciones cinco mandos estuvieron en contacto con los 14 policías y les ordenaron mentir sobre lo que había sucedido.

El funcionario dijo a la AP que las autoridades federales aún investigan si el crimen organizado estuvo involucrado en el ataque.

La camioneta blindada de la embajada recibió 152 disparos.