El papel de la nueva plataforma de la oposición en Siria y los choques entre israelíes y palestinos en Gaza centran hoy el encuentro que celebran en Bruselas los ministros de Exteriores y de Defensa de la Unión Europea (UE).

En el primer caso, los ministros de Exteriores analizarán el estatus que la UE concede a la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria (CNFROS), después de que Francia se convirtiese en el primer Estado miembro en reconocer oficialmente a la organización opositora.

Según fuentes diplomáticas, "varios países" podrían querer "más tiempo" para tomar una decisión sobre el reconocimiento.

La UE ha insistido durante meses en la importancia de que la oposición se uniera bajo un mismo paraguas y sin dejar fuera a ningún grupo, con vistas a que pueda establecerse como una alternativa al régimen de Bachar al Asad.

Además, se espera que mañana el ministro galo de Exteriores, Laurent Fabius, plantee a sus socios la posibilidad de levantar parcialmente el embargo de armas que la UE tiene sobre Siria para permitir el suministro de ciertos tipos de armamento a los rebeldes.

En este punto, varias fuentes diplomáticas han dado por descartado un acuerdo, pues se considera presenta grandes dificultades logísticas y además no es visto con buenos ojos en varias capitales.

Junto a Siria, la escalada de la tensión entre palestinos e israelíes será otro de los platos fuertes del encuentro.

La UE, por boca de la jefa de su diplomacia, Catherine Ashton, ha venido reconociendo hasta ahora el derecho de Israel a defenderse de los ataques de Hamás y otras facciones de Gaza, que considera "inaceptables".

Al mismo tiempo, el bloque europeo ha llamado a las autoridades israelíes a responder de forma proporcionada, y ahora corresponderá a los ministros de Exteriores analizar la situación.

La titulares de Exteriores también mantendrán un almuerzo de trabajo junto a los ministros de Defensa de los Veintisiete, en el que los preparativos para la misión militar que la UE planea desplegar en Mali serán el punto fundamental.

La UE planea enviar alrededor de 250 formadores al país africano con el fin de ayudar al Ejército maliense a reestructurarse con el fin de recuperar el control del norte del país, actualmente en manos de grupos islamistas.