La Corte Internacional de Justicia (CIJ) redefinió hoy de forma salomónica la frontera marítima en el Caribe entre Colombia y Nicaragua, al conceder parcialmente a Managua y Bogotá algunas de sus reclamaciones.

El presidente del CIJ, Peter Tomka, indicó que el tribunal concedía a Managua un área marítima más allá de 12 millas de los cayos de Serrana y Quitasueño al norte y otro espacio al sur de los de Alburquenque y Este Sudeste, pero confirmó el espacio marítimo colombiano en torno al resto de las islas del archipiélago de San Andrés.

Con la nueva delimitación, que confirma la soberanía de Colombia sobre las islas y los cayos del archipiélago de San Andrés, la Corte rechazó traspasar al Este, más allá de la isla Roncador, la frontera que hasta hoy establecía el meridiano 82.