El jefe de Estado portugués, Aníbal Cavaco Silva, recibió hoy en audiencia oficial al presidente de Perú, Ollanta Humala, quien previamente rindió homenaje a la mayor figura de las letras lusas, el poeta Luís Vaz de Camoes (1524-1580).

Humala, que se encuentra hoy de visita de Estado a Portugal, participó en una ofrenda floral celebrada en el emblemático Monasterio de los Jerónimos frente al túmulo del poeta, un gesto con el que comienzan las visitas de dirigentes extranjeros a Portugal.

Después de un recorrido por los Jerónimos, considerado uno de los más importantes monumentos de Lisboa, situado frente a la desembocadura del río Tajo, el presidente peruano se desplazó al próximo Palacio de Belem, residencia oficial de Cavaco Silva.

Humala fue recibido con honras militares por el jefe de Estado luso en una ceremonia donde sonaron los himnos nacionales de ambos países interpretados por la banda de música de la Guardia Nacional Republicana (GNR).

La reunión de trabajo entre el presidente de Perú y su homólogo luso es el primero de los contactos institucionales que tiene previstos Humala en su agenda.

El dirigente peruano comenzó con la asistencia a un foro empresarial sobre las relaciones entre Perú y Portugal a primera hora de la mañana cuando presentó a su país como un lugar abierto a la inversión, especialmente en el sector de las infraestructuras y el turismo.

Humala almorzará con Aníbal Cavaco Silva en el Palacio de Belem y a continuación se desplazará hasta el Parlamento luso, donde se entrevistará con su presidenta, María da Assuncao Esteves.

Ya por la tarde, el presidente de Perú mantendrá un encuentro con el primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, que concluirá con la firma de varios acuerdos bilaterales, según confirmaron fuentes diplomáticas.

Humala, el segundo presidente latinoamericano que visita Portugal en la última semana después del colombiano Juan Manuel Santos, regresará a su país en el avión presidencial a última hora de la tarde una vez finalizada su participación este fin de semana en la Cumbre Iberoamericana de Cádiz (sur de España).