Un grupo de facciones islámicas extremistas de Siria rechazó la nueva coalición opositora del país, diciendo en una declaración en video que no quieren tener nada que ver con un bloque que tiene el respaldo de Occidente y que han preferido formar un "Estado islámico" en la asediada ciudad de Alepo.

El vídeo parece ser una reacción a la Coalición Nacional Siria para las Fuerzas Opositoras y Revolucionarias, formada el 11 de noviembre en Qatar para unificar a los grupos que buscan derrocar al régimen del presidente Bashar Assad. La coalición dirigida por un clérigo musulmán popular es vista como una forma de contrarrestar la creciente influencia de los extremistas islámicos en la rebelión, que comenzó hace 20 meses y que ha cobrado más de 36.000 vidas.

La declaración — de 13 facciones radicales y difundida el domingo por la noche en un cibersitio miliciano — indica que ciertos elementos extremistas — como Jabhat al-Nusra, inspirado en al-Qaida_, desconfían de la nueva coalición. Rechazaron lo que calificaron como un "proyecto extranjero" y declararon "Estado islámico" a la ciudad norteña de Alepo, donde muchos grupos radicales han estado combatiendo.

"Somos los representantes de las formaciones de combate en Alepo y declaramos nuestro rechazo al proyecto conspirativo, la así llamada alianza nacional", dijo el comunicado. "Hemos acordado por unanimidad establecer urgentemente un estado islámico y rechazar cualquier proyecto extranjero". No fue posible confirmar la autenticidad del video de forma independiente, pero se difundió en un sitio web que acostumbra publicar declaraciones de al-Qaida y otras organizaciones extremistas.

El levantamiento sirio comenzó con protestas pacíficas en marzo de 2011. Rápidamente se transformó en una guerra que ha profundizado las divisiones sectarias en el país. Muchos de quienes tratan de derrocar a Assad son musulmanes suníes, mientras que el régimen está dominado por alauíes, seguidores de una rama de los chiíes.

La oposición política siria ha tenido problemas para demostrar su unidad y relevancia en medio de la guerra civil. Su liderazgo está compuesto en gran parte por académicos y políticos exiliados. Con su relanzamiento como una nueva organización a principios de este mes, al elegir a Mouaz al-Khatib como su líder, ha tomado un rumbo diferente. El clérigo de 52 años convertido en activista es respetado por grupos de todo el espectro político y ha predicado la unidad sectaria.

En El Cairo, Al-Khatib dijo a la prensa que la coalición tendrá en cuenta los intereses de las facciones sirias que no se han unido a la nueva organización.

___

Los periodistas de The Associated Press Suzan Fraser en Ankara, Turquía, y Maamoun Youssef en El Cairo contribuyeron a este despacho.