La República Checa ganó su primer título de Copa Davis como nación independiente el domingo al vencer 3-2 a España en la final del torneo luego que Radek Stepanek derrotó a Nicolás Almagro en el quinto y decisivo partido de la serie.

Stepanek, número 37 del ranking mundial, derrotó 6-4, 7-6 (0), 3-6, 6-3 a Almagro, 11ma raqueta del mundo, para desatar la celebración de los 14.500 aficionados en la Arena O2.

Stepanek se desplomó en la cancha incrédulo antes de que sus compañeros de equipo Tomas Berdych, Lukas Rosol, Ivo Minar y el capitán Jaroslav Navratil se le unieran.

"Campeones de Copa Davis, es increíble", dijo Stepanek. "Hicimos historia hoy y espero que toda la nación celebre con nosotros".

Con el triunfo, los checos completaron un inusual doblete dos semanas después de que la selección femenina obtuvo el título de la Copa Federación en la misma arena. Ningún país había ganado ambas competencias en un mismo año desde que Estados Unidos lo logró en 1990.

"No hay nada más que lograr", dijo Berdych. "No tengo nada más que decir. Este es un momento que nunca olvidaremos".

La única victoria previa de los checos sucedió en 1980 cuando aún representaban a la entonces Checoslovaquia, que se separó en 1993, con un equipo encabezado por Ivan Lendl.

"Ellos han sido nuestra inspiración, nuestros ídolos. Ellos son las legendas y ahora nos les unimos", dijo Stepanek.

Fue una dulce revancha para los checos después de que fueron barridos 5-0 por España en la final de 2009 en Barcelona, con Stepanek cayendo ante David Ferrer en cinco sets.

Previamente al partido decisivo, David Ferrer había mantenido vivas las esperanzas de España de un cuarto título en cinco años al vencer a Berdych en el primer partido del domingo y empatar la final 2-2.

Ferrer, quinto del ranking mundial, ganó 6-2, 6-3, 7-5 para mejorar su foja a 6-3 para partidos ante Berdych. Ferrer, que cerró la mejor temporada de su carrera tras haber encabezado al tour con siete títulos, aprovechó su primer match point cuando el golpe de derecha de Berdych golpeó en la red.

Fue la 76ta victoria de este año para Ferrer, quien se mantiene invicto en la Davis desde 2010.

Los checos vencieron a Italia, Serbia y Argentina para encaminarse a la final. España, que no contó con el lesionado Rafael Nadal, buscaba su sexto título.