Con los vehículos solares Antakari y Acapomil liderando la Carrera Solar Atacama, el domingo partió la última etapa de la dura prueba a través del desierto de Atacama, el más árido del mundo.

En la competencia participan 15 equipos que deben recorrer los 1.300 kilómetros (807,82 millas) de la segunda versión de la prueba que contempla dos categorías: triciclos híbridos — impulsados por energía solar y fuerza humana — y autos solares.

La última fase es decisiva pues los kilómetros y el tiempo que separa a los equipos líderes y su más cercano seguidor es mínimo. Si se registra un empate, el tiempo empleado decidirá al ganador.

En la categoría Desafío Solar Atacama compitieron siete prototipos de vehículos solares de Argentina, Chile, India y Venezuela, y en la Ruta Solar corrieron ocho triciclos híbridos.

Los autos solares, liderados por el grupo chileno Antakari, deben recorrer los 357 kilómetros (221,84 millas) que separan las salitreras Chacabuco de Humberstone, mientras los triciclos encabezados por el chileno Acapomil largaron desde Quillahua, en el límite entre las regiones de Tarapacá y Antofagasta, 1.370 kilómetros (851,32 millas) al norte de Santiago, y deben rematar también en Humberstone.

La mayoría de los corredores pertenecen a universidades. Venezuela participa con triciclos y autos solares de la Universidad Simón Bolívar y de la Universidad Nacional Experimental Politécnica Antonio José de Sucre.

Antakari, que lidera en autos solares, pertenece a la Universidad de La Serena de Chile y fue el ganador de la primera versión. Hasta el domingo temprano superaba por una hora acumulada a su escolta Eolian, de la Universidad de Chile.

Acapomil, del Instituto Politécnico Militar de Chile, dominaba hasta la tercera etapa en triciclos híbridos, seguido muy de cerca por el equipo Solar Mecatrónica, de la Universidad Católica, y por CIS, de la Universidad de Andrés Bello, de Venezuela.

El equipo ganador de los autos solares obtendrá un premio de 30.000 dólares. En la categoría de vehículos híbridos el premio será de unos 9.000 dólares.