Tres de los nueve partidos políticos hondureños realizaban el domingo elecciones primarias en las cuales el derrocado ex mandatario Manuel Zelaya, en su regreso al primer plano político, pretende romper el bipartidismo de 114 años prevaleciente en el país.

A las 7 de la mañana comenzó la elección, considerada un termómetro para los comicios presidenciales de 2013, y que se prolongará hasta las 4 de la tarde, aunque se puede extender por una hora más. El Tribunal Supremo Electoral anunció que hará públicos esta noche los resultados preliminares de la consulta.

En la contienda participan los dos partidos tradicionales, el oficialista Nacional y el opositor Liberal, que por más de un siglo se han alternado el poder, y el izquierdista Partido Libertad y Refundación (Libre), surgido tras el golpe de estado de junio de 2009 contra Zelaya.

El ex presidente, depuesto por los militares por promover una consulta popular para reformar la Constitución, aspira a una candidatura para congresista, mientras su esposa Xiomara Castro es la candidata única presidencial de Libre.

Zelaya regresó a Honduras en mayo de 2011 bajo un acuerdo firmado por el presidente Porfirio Lobo con la mediación de Colombia y Venezuela.

"Libre romperá el bipartidismo... y Libre es un partido pacífico, revolucionario, socialista y la esperanza de este país", dijo Zelaya la víspera en rueda de prensa.

El ex mandatario aún aspira a reformar la Constitución, y Castro advirtió que en caso de triunfar en las elecciones, "convocaré de inmediato una asamblea nacional constituyente para refundar a Honduras".

Zelaya se formó como político en el tradicional Partido Liberal, con cuya bandera llegó a ser diputado, ministro de Inversión Social y presidente. Pero la mayoría de los diputados liberales apoyó su derrocamiento, lo que resquebrajó a la centenaria organización, y algunos zelayistas se pasaron a Libre.

El Partido Liberal, con tres corrientes internas, busca su unidad en la consulta.

Unos 5,2 millones de ciudadanos están empadronados para votar, incluidos un millón de hondureños que han emigrado en los últimos años a Estados Unidos, Canadá, España, Italia y Alemania.

Más de 43.000 políticos competirán por 9.000 cargos de elección popular en los comicios, que se estima son los más caros de la historia, con una inversión superior a los 265 millones de dólares, de acuerdo con organizaciones no gubernamentales.

Los cargos electivos incluyen presidente, tres vicepresidentes, 256 congresistas, 40 diputados al Parlamento Centroamericano con sede en Guatemala y 298 alcaldes, igual cantidad de vicealcaldes y casi 3.000 concejales.

En el proceso, iniciado el 18 de mayo, no participan los partidos pequeños Demócrata Cristiano, de tendencia centroizquierdista, el socialdemócrata Innovación ni el izquierdista Unificación Democrática.

Lo harán en las generales de noviembre del próximo año junto a los nuevos partidos Anticorrupción y Alianza Patriótica, del general Romeo Vásquez, quien perpetró el golpe de Estado contra Zelaya.

En 1982 Honduras retornó a la democracia luego que los militares gobernaron por 18 años por deponer tres presidentes civiles.

En un incidente no aclarado aún un soldado murió y otros tres resultaron heridos en la madrugada del viernes en una emboscada en Jutiapa, a unos 350 kilómetros al norte de Tegucigalpa. Un asaltante fue herido y hospitalizado, y otros cuatro huyeron.

"Ellos trasladaban material electoral", aseguró a la AP el portavoz de las fuerzas armadas, Jeremías Arévalo.