El arquitecto brasileño Óscar Niemeyer, de 104 años, permanece internado en un hospital de Río de Janeiro sin previsión de alta médica y el empeoramiento de su función renal comunicado ayer todavía preocupa a los médicos que lo tratan, informaron hoy fuentes hospitalarias.

Niemeyer, quien fue ingresado el pasado día 2, está lúcido y continúa sometido a fisioterapia respiratoria, precisó el director del Hospital Samaritano, Fernando Gjorup, en un boletín sobre la salud del arquitecto.

Según la nota, la salud del arquitecto requiere cuidados y el empeoramiento de la función renal, que fue comunicado ayer y del que no se aportaron más detalles, todavía es un motivo de preocupación para el equipo que lo trata.

Niemeyer ya había pasado dos semanas internado en octubre y fue dado de alta, pero una recaída forzó su nueva hospitalización.

Discípulo del suizo Charles Edouard Jeanneret-Gris, conocido como Le Corbusier, Niemeyer está considerado como el mayor exponente de la arquitectura moderna brasileña y su genio creador está detrás de los palacios oficiales de Brasilia, capital que diseñó junto al urbanista Lucio Costa.