Decenas de miles de personas de todas las edades y orientaciones sexuales celebraron hoy en la avenida que bordea la playa de Copacabana en Río de Janeiro el desfile del Orgullo Gay, bajo el lema "El corazón no tiene prejuicios. Tiene amor".

Trece carrozas formaron una alegre caravana animada por ritmos musicales que estuvo acompañada en uno de sus tramos por una gigantesca bandera con los colores del arcoiris, símbolo de la comunidad Lesbianas Gays Transexuales y Bisexuales (LGTB) y que fue llevada en alto por miles de participantes.

En las carrozas, los globos, los disfraces y la fiesta se combinaban con mensajes en los que se pedía el fin de la discriminación sexual o la intolerancia religiosa.

Según los organizadores, más de un millón de personas desafiaron un sol inclemente para acudir al desfile que recorrió de punta a punta la Avenida Atlántica, pero esa cifra no ha sido confirmada aún por las autoridades.

Durante el evento se desarrolló una encuesta con la que se pretende identificar el nivel de conocimiento de la población LGTB de las políticas públicas destinadas a ellos, sus derechos y sus conquistas.

Además, representantes de la Organización de Abogados de Brasil recogieron firmas para el Estatuto de la Diversidad Sexual y el Defesor Público General del estado de Río de Janeiro dispuso abogados de forma gratuita para aquellos que tuvieran cuestiones jurídicas.

La organización distribuyó cerca de 300.000 preservativos masculinos, así como preservativos femeninos, y hubo puestos para hacerse las pruebas del sida y para vacunarse contra la hepatitis B.

El desfile estuvo organizado por la ONG de Río de Janeiro Arco-Íris, que celebrará el año que viene su 20 aniversario en defensa de la población LGTB.

Según la organización, 266 homosexuales, bisexuales y transexuales fueron asesinados en 2011 en Brasil por causa de su orientación o identidad sexuales.