Grecia necesitará ayuda monetaria internacional adicional a los programas de asistencia ya acordados que cubren hasta fines del 2014, dijo el domingo un miembro del consejo de administración del Banco Central Europeo.

Joerg Asmussen dijo a la radioemisora pública ZDF que Atenas probablemente no podrá volver a financiar su deuda soberana en el mercado de bonos en 2015 y 2016, por lo que necesitará un tercer plan de rescate.

Los acreedores internacionales han mantenido a flote a Grecia desde el 2010 y han comprometido créditos por 240.000 millones de euros (306.000 millones de dólares) hasta fines del 2014. El país no puede acudir ahora a los mercados internacionales debido a los elevados intereses que debe pagar por sus bonos, al temer los inversionistas que incurra en el impago.

Una profunda recesión y el retraso de las reformas han creado además un descubierto presupuestario de unos 30.000 millones de euros con el presente sistema. Los acreedores decidirán la próxima semana cómo cubrir esa diferencia.