Los Suns de Phoenix llegaron del jugar por libre que protagonizaron la noche anterior ante Los Ángeles Lakers y tuvieron que enfrentarse en su campo al baloncesto de fundamentos que mostraron los Heat de Miami, y no tuvieron respuesta a la hora de evitar la derrota por 88-97.

Ni la baja del escolta estelar Dwyane Wade, que sigue sin recuperarse de la lesión de pie izquierdo, ni el estar el alero LeBron James en su mejor condición física al sufrir indisposición antes del partido, impidió a los campeones de liga imponer su clase y mejor juego.

El ala-pívot Chris Bosh se encargó de ser el jugador más completo al aportar 24 puntos, nueve rebotes, tres asistencias, puso dos tapones, recuperó un balón y lo perdió cinco veces de la 19 que registró el equipo.

James, aunque no pudo entrenar por la mañana debido a un fuerte resfriado, también hizo una buena labor de equipo al conseguir 21 puntos, siete rebotes, tres asistencias y dos recuperaciones de balón.

Los Heat, que jugaron sin Wade por segundo partido consecutivo, los Heat consiguieron una ventaja de hasta 15 puntos en el tercer cuarto, y sumaban nueve tantos de liderazgo cuando restaban 5:30 minutos por jugarse, para dejar su marca en 8-3.

Aunque James no estuvo en su mejor momento físico se convirtió en el segundo mejor encestador del equipo de Miami, que también fue apoyado por el alero Shane Battier, que aportó 12 puntos, y por el base Mario Chalmers, que firmó 11 tantos, repartió tres asistencias, recuperó tres balones y puso dos tapones.

Los Heat, que son líderes de la División Noroeste, concluyeron una gira de seis partidos con marca ganadora de 4-2.

Por los Suns (4-7) el líder anotador fue el ala-pívot reserva Markieff Morris, que llegó 16 puntos, mientras que el alero Michael Beasley y el escolta Shannon Brown consiguieron 14 tantos cada uno.

El ala-pívot argentino Luis Scola aportó sólo tres puntos en 15 minutos que jugó y que aprovechó al anotar 1 de 5 tiros de campo, y 1 de 2 desde la línea de personal, capturó un rebote y puso un tapón.