El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, aseguró hoy en su intervención en la Cumbre Iberoamericana de Cádiz que su Gobierno "quiere la paz y tiene toda la determinación y voluntad de llegar a un acuerdo" en las negociaciones con la guerrilla de las FARC.

"No será por intransigencia nuestra que estas conversaciones no tengan éxito dentro de un tiempo prudencial", agregó Santos en su discurso ante los jefes de estado de los países de América Latina, España y Portugal reunidos en Cádiz (sur de España).

El presidente de Colombia aludió al comienzo de la segunda fase de las negociaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) el próximo lunes en Cuba para agradecer a todos los países que están prestando apoyo o que lo han ofrecido.

Según Santos, las circunstancias para alcanzar un acuerdo "están dadas y esperamos que podamos llegar a un feliz término", que sería de beneficio no solo para Colombia sino también para toda la región.

El mandatario colombiano insistió en que abordan "con optimismo" las negociaciones y dijo que su Ejecutivo considera que "las condiciones están dadas" para poner fin a un conflicto de 50 años, que ha supuesto que se desarrolló con "mucha violencia, mucha crueldad, con mucha sangre".

Explicó que las autoridades colombianas han querido que la negociación sea un proceso guiado por los principios "de dignidad, eficacia, prudencia y realismo".

Santos se refirió también en su intervención al "momento muy especial de crisis" que atraviesa el mundo para destacar "que, como todas las crisis tiene muchas interesantes oportunidades".

Rememoró también que hace 20 años participó en otra cumbre iberoamericana en España cuando era ministro de Comercio Exterior y el entonces presidente del país, César Gaviria, tuvo que dejar la reunión porque el capo del narcotráfico colombiano Pablo Escobar se había escapado de la cárcel.

También recordó que en la elaboración de la Constituión de 1812, a la que se rinde homenaje en su bicentenario, el presidente de la comisión de regencia que la promulgó era un ciudadano colombiano, Joaquín de Mosquera y Figueroa.

Santos ha mantenido una intensa agenda de reuniones bilaterales durante la cita de Cádiz, entre otros con el anfitrión de la cumbre, el rey Juan Carlos, y con otros mandatarios latinoamericanos.