Los copresidentes de Los Verdes alemanes, Claudia Roth y Cem Özdemir, fueron reelegidos hoy por una amplia mayoría para seguir dos años más al frente de la formación ecopacifista, en la jornada clave de su congreso anual.

Tras el revés que supuso la semana pasada su no selección como candidata verde a la Cancillería para las elecciones de 2013, Roth obtuvo el 88,49 % de los votos de los 800 delegados congregados desde ayer y hasta mañana en Hannover, en el norte de Alemania.

Roth, que obtuvo el segundo mejor resultado recibido por un candidato a presidente de Los Verdes, ha presidido a esta formación política alemana, con una pausa de dos años, desde 2001.

Por su parte, en una votación posterior, Özdemir, que lleva en la presidencia de Los Verdes desde 2008, logró también salir reelegido para un nuevo bienio por un mayoritario 83,3 %.

Roth, que ha recibido más apoyos que en 2010, representa al sector más izquierdista dentro del partido; mientras que Özdemir, que ha perdido algo de popularidad con respecto a las últimas primarias, encabeza a la facción moderada de los ecopacifistas.

El pasado fin de semana Los Verdes eligieron en unas elecciones primarias al dúo formado por Jürgen Trittin, presidente del grupo parlamentario, y a la vicepresidenta del Bundestag, Katrin Göring-Eckardt, como pareja de candidatos a la Cancillería en las elecciones de otoño de 2013.

Su elección fue entendida como un viraje hacia el centro del partido, que podría buscar ahí el voto indeciso y alzarse como partido bisagra decisivo tras los próximos comicios generales.

La formación ya ha descartado una coalición con la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller Angela Merkel y ha reiterado su intención de coaligarse con el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD).

"No queremos a la Unión (Cristianodemócrata), queremos los votos de la Unión", afirmó ayer Özdemir en la apertura del congreso para argumentar de seguido que una coalición roji-verde precisaría el 45 % de los votos para acceder con claridad al gobierno y tener una mayoría sólida.

En los últimos sondeos de opinión la CDU de Merkel sigue en cabeza, pero sería incapaz de gobernar en solitario y su socio actual, el liberal FDP, se encuentra en mínimos históricos y, si no supera la barrera del 5 %, podría quedar fuera del Bundestag.

Esto obligaría a Merkel a tener que recurrir, como socio minoritario de coalición, al SPD y Los Verdes, que ya han anunciado que rechazarían la oferta y que tratarían de gobernar juntos.