Miles de personas, respaldadas por líderes ecologistas y de formaciones a la izquierda del Partido Socialista (PS) francés, se manifestaron hoy en el norte de Nantes contra el proyecto de nuevo aeropuerto para esa ciudad francesa que defiende en particular el primer ministro del país, Jean-Marc Ayrault.

Los manifestantes -13.500 según la prefectura, hasta tres veces más según los organizadores- iniciaron su marcha en la aldea de Notre Dame des Landes y desde allí se dirigieron a la llamada Zona de Acondicionamiento Diferido (ZAD) donde está previsto el aeropuerto para 2017.

El desfile, en el que había unos 200 tractores que transportaron material para reconstruir cabañas como las que se habían desalojado y destruido en las semanas precedentes a la protesta, se desarrolló al menos hasta media tarde sin incidentes, después de que la delegación del Gobierno hubiera indicado su intención de no enviar fuerzas del orden para evitar confrontaciones.

Entre los representantes políticos que participaron en la protesta estaban los ecologistas José Bové y Eva Joly, el copresidente del Partido de la Izquierda, Jean-Luc Mélenchon, o el líder trostkista Olivier Besancenot.

Bové, en declaraciones a la emisora "France Info", criticó que el presidente francés, François Hollande, hubiera hablado de la cuestión de este aeropuerto durante un viaje a Polonia, y que lo hubiera hecho para defenderlo, con el argumento de que los procedimientos legales se han cumplido, en referencia a la declaración de utilidad pública.

El eurodiputado y conocido altermundialista replicó a Hollande que hay todavía una serie de recursos pendientes, y que ante la "movilización masiva" de hoy (las cifras comunicadas por una y otra parte son superiores a las anunciadas) se ha abierto "un combate que no es local, sino nacional, y pidió el nombramiento de "un mediador".

La idea de construir un nuevo aeropuerto para Nantes a una treintena de kilómetros en Notre Dame des Landes para sustituir el actual, saturado y sin posibilidad de ser ampliado, data de hace más de cuatro décadas.

En los últimos años uno de sus principales valedores ha sido Ayrault, alcalde de Nantes desde 1989 hasta su nombramiento como primer ministro en mayo pasado.

Ese hecho ha llevado a muchos de los opositores, entre los que en un principio figuraban los agricultores y ganaderos de la zona a los que se han añadido grupos de ecologistas y alternativos, a que denominen irónicamente el proyecto "Ayraultport".

De acuerdo con los planes oficiales de construcción, la nueva plataforma aeroportuaria ocuparía unas 1.200 hectáreas, costaría 550 millones de euros y tendría desde su puesta en funcionamiento en 2017 capacidad para cuatro millones de pasajeros, aunque se podría ampliar hasta nueve millones.